El Gobierno vasco y el Gobierno de Navarra se reunieron el pasado miércoles día 5 con el coordinador de la Comisión Internacional de Verificación (CIV), Ram Manikkalingam, para conocer el estado del proceso y los pasos que se iban a dar para completar el desarme de ETA. En el encuentro, en el que participó el lehendakari Iñigo Urkullu y la presidenta de Navarra, Uxue Barkos, se prolongó por espacio de cuatro horas. En ella también participó el presidente de la mancomunidad de Iparralde, Jean René Etchetgaray.

La cita, que se desarrolló en las instalaciones del centro tecnológico de Neiker-Tecnalia en Arkaute (Álava), sirvió para que los representantes de las tres instituciones pidieran a la CIV que el proceso de desarme final de ETA, que viene canalizando, sea definitivo, incondicional y verificable. Reclamaron además que se desenvuelva dentro de un marco de garantías de legalidad.

Reclamaron a Ram Manikkalingam que vele por una entrega definitiva, incondicional, legal y verificable

Esta reunión sirvió también para que las tres administraciones expresaran a la Comisión Internacional de Verificación su apoyo a la labor que viene desarrollando y valoraron de modo positivo la implicación de la sociedad civil en su contribución a este fin.

La reunión se inició a las 20.00h. La Presidenta Uxue Barkos, estuvo acompañada por el Director General de Paz, Convivencia y Derechos Humanos, Alvaro Baraibar; el Lehendakari Iñigo Urkullu, estuvo acompañado por el Secretario General para la Paz y la Convivencia, Jonan Fernandez; y el Presidente de la Mancomunidad de Iparralde, Jean René Etchegaray, por su Jefe de Gabinete, Marc Amestoy.

El Gobierno francés, en una «zona gris»

Precisamente hoy, los portavoces de los llamados ‘artesanos de la paz’ han alertado del temor a que se puedan producir imprevistos en el proceso de desarme que debe culminar mañana en Bayona. En un comunicado han señalado que no pueden descartar que se puedan registrar actuaciones policiales que amenacen con desbaratar la entrega del arsenal. Esta advertencia es similar a la que ETA hace en su comunicado de esta pasada noche en la que se define como organización “desarmada” pero en el que alerta de que la entrega de su arsenal no se ha cerrado y que no lo hará hasta que tenga lugar mañana el ‘Día del Desarme’ al que incita a participar.

El equipo de mediadores recuerda que el Gobierno francés, a quien se quiere entregar la localización del armamento de ETA, no se está implicando de modo directo y continúa moviéndose en “una zona gris”.