El vicepresidente de la Generalitat y líder de Esquerra, Oriol Junqueras, ha amenazado con la declaración unilateral de independencia si el Gobierno impide la celebración de un referéndum. En una declaración hecha más en clave interna que de reto al ejecutivo de Mariano Rajoy, Junqueras ha señalado esta posibilidad para responder a quienes acusan a su partido de especular con la imposibilidad del referéndum y unas elecciones autonómicas que, según todas las encuestas, ERC ganaría cómodamente.

En el transcurso del almuerzo-debate Moment Zero, Junqueras ha señalado que esa posibilidad está en su programa electoral de las pasadas elecciones autonómicas, como cláusula de desbloqueo, y ha añadido: «Somos partidarios siempre de respetar los compromisos que tenemos».

La alusión a la declaración unilateral de independencia supone un paso más allá en el discurso independentista, que desde la moción de confianza presentada por Carles Puigdemont para forzar el apoyo de la CUP a su gobierno se había anclado firmemente a la celebración del referéndum, una opción que tiene mucho más apoyo tanto en las encuestas como en las fuerzas no independentistas de la órbita de Podemos y Ada Colau.

Contradicción con Munté

Un avance que se producía mientras la portavoz del Govern, Neus Munté, insistía en la unidad del ejecutivo catalán entorno a la celebración de un referéndum con o sin la aquiescencia del Gobierno y la celebración de un acto de «reafirmación» de ese compromiso antes de la diada Sant Jordi. El ejecutivo catalán respondía así a la crisis abierta durante la pasada semana por la filtración de unas afirmaciones en favor de un candidato «autonomista» del dirigente del PDCat David Bonvehí que los ex convergentes atribuyen a Esquerra.

En este sentido, Junqueras ha acusado «al Estado Español» de la filtración de esa conversación, en la que también se puede oir las voces de los dos máximos responsables de ERC en Manresa -dónde se produjo la grabación- afirmando que enviarían el audio al presidente del partido.

Lejos de asumir la responsabilidad de este incidente, como le reclaman desde el PDCat, el líder de Esquerra ha asegurado que la «fuerza» del independentismo pasa por saber llevar a cabo una «acción coordinada» entre el Govern, la «mayoría parlamentaria», el mundo municipal, el conjunto de instituciones catalanas y la «movilización social».

«Todas estas patas deben trabajar lo más coordinadamente posible. Nos necesitamos mucho. Todos son imprescindibles», ha subrayado Junqueras, quien ha rechazado que los dos socios de Junts pel Sí se estén tirando «los platos por la cabeza». Junqueras ha abogado porque los líderes de ambas formaciones «velen para que pase exactamente lo contrario» y «todos nos sepamos ayudar», porque la «colaboración y ayuda mutua es del todo imprescindible» teniendo en cuenta que «llegarán momentos que serán complejos».

El líder republicano ha insistido en que como Cataluña no tiene «ni la fuerza judicial ni la fuerza diplomática» del Estado, su «fuerza está en la coordinación de la fuerza institucional y la movilización social».