El juez Eloy Velasco ha ordenado el sobreseimiento de la causa contra Francisco Marhuenda y Mauricio Casals, director y presidente de La Razón respectivamente, por las supuestas coacciones a la presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes. El periodista y el empresario fueron imputados por el magistrado de la Audiencia Nacional en el marco de la denominada Operación Lezo, que ha llevado a investigar a 60 personas y a la detención del ex presidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González.

Cargador Cargando...
Logotipo de EAD ¿Tarda demasiado?

Recargar Recargar el documento
| Abrir Abrir en una nueva pestaña

De la decisión del juez Velasco ha informado el periodista Antonio Ferreras en La Sexta hacia las 12 horas de este martes 25 de abril. Tras su imputación, el director del diario negó haber presionado a Cifuentes.“Nunca, nunca, nunca”, declaró en un corrillo ante los medios la semana pasada tras declarar ante el juez. En aquella ocasión también confesó sentirse «como La Pantoja».

Según el auto del magistrado, la presidenta madrileña manifestó en su declaración por escrito que «no se sintió» coaccionada y que «en ningún caso lo habrían conseguido», al tiempo que aseguró que no denunció las actividades de Edmundo Rodríguez Sobrino en el Canal de Isabel II «por la actuación de Marhuenda y Casals».

«Ayuda emocional»

Además, Velasco señala que los directivos de La Razón dieron una «versión verosímil de lo que parecía más agravado en las intervenciones telefónicas» y que de las pruebas aportadas por Marhuenda se entiende que el periódico «no hizo una campaña especial o muy distinta» contra el Gobierno de Cifuentes.

Con todo, el auto recuerda que el diario dio un voto negativo al portavoz de la Presidencia de la Comunidad de Madrid, Ángel Garrido, «por una tasa que nunca dijo que iba a imponer», así como «las dos o tres veces que se publica algo que hace pupa a Marisa» [jefa de prensa de Cifuentes].

Asimismo, Edmundo Rodríguez -mano derecha de González en el Canal- en su declaración al juez señaló que los comentarios entre él y Marhuenda y Casals «eran para ayudarle emocionalmente» y no «para torcer la actuación de colaboración de la Comunidad de Madrid».