Uno es abogado del Estado, el otro abogado a secas. Uno tiene 42 años, el otro 53. Uno es un recién llegado a la política, el otro lleva ejerciéndola a través de distintos cargos desde que se afiliara a Nuevas Generaciones del Partido Popular en 1983, con tan solo 19 años. El primero es José Luis Martínez-Almeida, quien cobija discretamente el apoyo de Génova y del PP madrileño, el otro es Íñigo Henríquez de Luna, un hombre leal a Esperanza Aguirre y un patanegra de los populares en la comunidad con muchos amigos dentro del partido.

Los dos han manifestado su intención de postularse a la portavocía del Ayuntamiento de Madrid en sustitución de Esperanza Aguirre, que dimitió como concejala el lunes y puso fin su carrera política. Y el candidato idóneo parecía Henríquez de Luna hasta la irrupción de Martínez-Almeida, cuya porte (alto funcionario, cara aniñada, rubio, un desconocido en la política) puede jugar en su favor. «Tiene una cabeza increíble. Lee un papel y sabe soltar al instante lo que lee con brillantez», dice un compañero. Y el apoyo, no confesado, de la dirección nacional.

Henríquez de Luna acusó públicamente a Cifuentes de vetar a concejales en una reunión

No solo son las virtudes de Martínez-Almeida sino la mochila que arrastra Henríquez de Luna. Primero, porque amagó con presentarse contra Cristina Cifuentes, a la que acusó públicamente de vetar a concejales en una reunión del PP de Madrid. Segundo, porque ha alardeado públicamente de ser el primero en pedir primarias desde el Congreso de Valencia de 2008 (Aguirre entonces apenas lo conocía). Tercero, porque fue el jefe de campaña de la lideresa recién caída en desgracia. Y cuarto y condicionante más importante, porque fue portavoz del Grupo Popular en la Asamblea de Madrid durante la etapa de Ignacio González, que estos días duerme en la cárcel de Soto del Real por su implicación en la Operación Lezo.

La mochila es pesada y los enemigos de Henríquez de Luna saben que éste se ha significado después de tantos años metido en política. «Fue uno de tantos cercanos a Gallardón que se hizo aguirrista». Un popular que peina canas recuerda que Henríquez de Luna estuvo imputado por el Caso Guateque, aunque finalmente absuelto. «Si Martínez-Almeida se presenta, es porque tiene apoyos. Pensar lo contrario no me cabe en la cabeza».

Las bancadas rivales reconocen que no querrían tener a Pepelu [Martínez-Almeida] de portavoz

«Si yo tuviera que elegir qué rival prefiero tener enfrente, no escogería a Pepelu«, indica un concejal rival al PP desde el anonimato, revelando de paso el sobrenombre que le han puesto. «Es el más inteligente con diferencia de la bancada popular. Tiene una fina ironía. Se ha acercado incluso a ¡asambleas de vecinos! Algo muy extraño para un cargo del PP», reconoce este edil. «Y luego memoriza todo y lo suelta en los plenos y las comisiones en las que participa». Su área actual en Cibeles es el Urbanismo.

Pepelu es un liberal de los duros, igualmente cercano a Aguirre en los últimos meses -los que lleva en política-, y tira de Venezuela y de otras balas clásicas del repertorio popular cuando le toca atizar a Ahora Madrid. «Pero también de mucha ironía», reconocen en otras formaciones. Cuando se comenta a cualquiera del Partido Popular autonómico por la posibilidad de que fuera Percival Manglano (44 años) el sustituto de Aguirre, la reacción suele ser una exclamación negativa.

Fíjate si es bueno, que Cifuentes le metió en la Ejecutiva: le quiere cerca»

«Fíjate si Martínez-Almeida es bueno, que Cifuentes le ha metido en la ejecutiva autonómica«, afirman colegas suyos. «Le quiere cerca: no lejos». El cargo que ostenta no tiene desperdicio: la Secretaría de Relaciones con el Ayuntamiento de Madrid en un organigrama plagado de leales a la presidenta regional. Con un partido en horas bajas y acorralado por la corrupción, está por ver si se convierte en el mirlo blanco del PP. Eso si gana la portavocía, para la que deben votar los 21 concejales del grupo en el consistorio.