El Tribunal Superior de Londres ha autorizado este viernes la extradición a España del etarra convicto Antonio Troitiño, donde se le reclama por presunta reintegración a ETA. Los jueces Ian Burnett y Duncan Ouseley han rechazado una petición de la defensa de prorrogar una orden judicial previa que impedía la entrega del acusado a la espera de que concluyera un juicio paralelo de inmigración que tiene pendiente en el Reino Unido. Troitiño había pedido de nuevo asilo en Londres, cuestión aún por resolver. La decisión conocida hoy podrá ser recurrida. En caso de no hacerlo la extradición podría formalizarse en un plazo de diez días.

Antonio Troitiño ya fue condenado a penas que sumaban casi 2.700 años de prisión por haber participado en 22 asesinatos. El miembro de ETA abandonó la cárcel en abril de 2011 tras cumplir 24 años en prisión. Sin embargo, tras decretar su puesta en libertad, la noche del 18 al 19 de abril la Fiscalía interpuso un recurso contra su excarcelación por considerar que el cálculo de cumplimiento de su condena hecho por la Audiencia Nacional había sido erróneo ya que según la doctrina de ‘computo global’ o ‘doctrina Parot’ que entonces se le debía aplicar, Troitiño no podía haber salido de prisión hasta 2017. Sin embargo, tras volver a ordenar su detención, Troitiño ya había huido.

Abandonó la cárcel en 2011 tras cumplir 24 años de prisión por 22 asesinatos. La Fiscalía recurrió su liberación pero Troitiño ya se había fugado a Londres.

No fue localizado hasta casi un año más tarde en Londres. Troitiño fue detenido de nuevo en la capital británica en 2012. Meses después, en octubre de 2013, el Tribunal Europeo de Derechos Humanos tumbó la llamada ‘Doctrina Parot’ por la que las reducciones de las condenas se debían aplicar sobre cada una de las penas y no sobre el máximo legal establecido de 30 años. Ante ello, la Justicia británica solicitó información sobre cómo afectaba la decisión de la Corte Europea al caso de Troitiño. A ello se sumó que la Justicia y policía española creen que existen indicios suficientes para creer que desde su salida de prisión el etarra se había reintegrado en ETA.

Su huida a Londres y la ‘doctrina Parot’

Tras su detención inicial en Londres fue puesto en libertad condicional con la premisa de tener que fichar periódicamente en una comisaría del sur de Londres. Ante la inminencia de la resolución de sus recursos pendientes, tras haber solicitado asilo, en diciembre pasado se revocó su libertad y se ordenó de nuevo su detención ante el riesgo de fuga que consideraba la justicia británica que se daba en su caso. Desde entonces ha permanecido recluido en un centro de inmigración. Ahora, el Tribunal Superior de Londres, tras rechazar sus recursos, autoriza la extradición de Troitiño para ser juzgado en España.

No es la primera ocasión en la que se autoriza su extradición. Ya el 14 de junio de 2013 el Tribunal de Londres la había autorizado. No obstante, después de que el Tribunal Europeo de Derechos Humanos anularan la denominada ‘Doctrina Parot’ la Justitica británica pidió información a la española para conocer en qué punto afectaba esta anulación al cumplimiento de condena de Troitiño. Mientras tanto, el miembro de ETA quedó en libertad provisional.

En febrero de 2014 finalmente fue detenido de nuevo. Esta vez acusado de haberse reintegrado en ETA. Pese a ello quedó en  libertad condicional bajo medidas cautelares hasta su comparecencia ante un tribunal londinense. Entre tanto España remitió a través de la Audiencia Nacional información que acreditarían que Troitiño se había reintegrado en el aparato de refugiados de ETA.

Tras su detención a finales del año pasado la izquierda abertzale denunció lo que consideró una «venganza» y un ataque el proceso y una solución «justa, estable y duradera». En un acto en el que estuvo presente el líder de Sortu, Arnaldo Otegi, se recordó que Troitiño ya ha cumplido su condena y que por tanto su detención y extradición era una decisión tomada por «los enemigos de la paz».