La guerra de avales en las primarias socialistas se ha cobrado su primera víctima: Patxi López. El candidato que menos apoyos ha recabado recibe fuertes presiones de sus adversarios para que su postura incline la balanza a favor de uno de ellos. El primero en reaccionar públicamente ha sido Pedro Sánchez, que este viernes le ha ofrecido integrarse en su candidatura. Mientras tanto, el equipo de Susana Díaz le presiona para que no acepte la propuesta y mantenga su candidatura hasta el final, con el objetivo de restar votos al ex secretario general.

Entre esas dos aguas, el equipo de López inicia un periodo de reflexión interna, aunque públicamente asegura que rechaza la oferta de Pedro Sánchez. «Estas decisiones no se pueden tomar en caliente», admiten fuentes de su candidatura, que teme ahogarse en un tsunami a favor del voto útil. La polarización entre las dos opciones más fuertes, igualadas en apoyos según los avales, dejan a López como el gran damnificado del proceso. Sus partidarios, conscientes de sus escasas opciones de ganar, podrían optar por acabar votando a Sánchez o Díaz para evitar que el contrario se haga con el control del partido.

De esta manera, el voto útil amenaza el principal objetivo de la candidatura de López: conseguir un porcentaje de apoyos digno que le garantice una buena integración en la futura dirección del PSOE para todos los miembros de su equipo. Si el resultado final es irrelevante, el equipo de López no podrá exigir esa cuota de poder y todo el esfuerzo habrá sido en vano. Por ese motivo, la integración sigue siendo una opción en la candidatura, aunque no se admita públicamente. «Queda mucho tiempo hasta el día 21», señalan las fuentes.

Como último horizonte si la polarización del partido entre Sánchez y Díaz continúa, Patxi López podría abandonar la carrera hacia la Secretaría General sin apostar por ninguno de sus adversarios, dejando a sus partidarios vía libre para elegir y mantener así sus opciones abiertas a la integración con el equipo que resulte vencedor.

Molestos por las formas de Sánchez

En declaraciones a Europa Press, fuentes de su equipo se han mostrado muy molestas por la forma en que han conocido la oferta de Pedro Sánchez. Los colaboradores de López creen que Sánchez no busca realmente la integración, sino que su pretensión es ganarse a los votantes de Patxi López tendiéndole la mano. No obstante, las fuentes aseguran que aunque las formas hubiesen sido otras, y Pedro Sánchez hubiese llamado al ex lehendakari para negociar antes de lanzar públicamente su oferta, el diputado vasco tampoco habría aceptado la oferta.

«Actúan como Podemos, a través de los medios», han denunciado colaboradores de Patxi López. Con su alusión a Podemos, el equipo del ex lehendakari recuerda el malestar que causó Pablo Iglesias en el propio Pedro Sánchez cuando, el pasado febrero, anunció públicamente sus condiciones para apoyar un Gobierno socialista sin decírselo antes a Sánchez, que en ese momento estaba reunido con el Rey.

Antes de la oferta de Sánchez, López ofrecía una entrevista en TVE en la que defendía que ahora es «más necesario que nunca» que su candidatura llegue hasta el final porque es la única que puede salvar al PSOE de la fractura en dos que padece. También ha insistido en su propuesta de que se elimine el requisito de presentar avales y, en cambio, las primarias se celebren mediante una votación a dos vueltas.

López también ha dicho que había cancelado el viaje a Galicia que tenía previsto para este viernes debido al retraso en el recuento de los avales. Es más, fuentes de su equipo han precisado que ese cambio estaba previsto desde este jueves y han denunciado que se hayan alentado especulaciones a raíz de esa decisión. Según han dicho, López continuará el sábado con su campaña en Valencia y Alicante.