El Congreso de los Diputados tiene previsto aprobar este martes una proposición no de ley sobre la Memoria Histórica presentada por el Grupo Socialista. La iniciativa, que no tiene carácter legislativo, insta al Gobierno a exhumar los restos del dictador Francisco Franco y sacarlos del Valle de los Caídos. También pide reubicar el cuerpo del fundador y Jefe Nacional de Falange Española José Antonio Primo de Rivera a un lugar “menos preeminente” de la basílica.Es la primera vez que una propuesta de estas características llega al pleno del Congreso, y todo apunta a que contará con los votos a favor de PSOE, Ciudadanos y Podemos. El pasado marzo, la Comisión Constitucional llevó a debate el mismo texto, al que sólo se opusieron el PP y ERC.

La propuesta socialista busca el “reconocimiento, reparación y dignificación” de las víctimas de la Guerra Civil y del franquismo, y presenta para ello una batería de medidas entre la que destaca la resignificación del Valle de los Caídos “para que deje ser un lugar de memoria franquista y nacional-católica y reconvertido en espacio para la cultura de la reconciliación, de la memoria colectiva democrática, y de dignificación y reconocimiento de las víctimas de la Guerra Civil y la dictadura”, reseña la propuesta.

La exhumación de Franco y Primo de Rivera responde a este objetivo, que va en línea con el informe de una comisión de expertos que el Ministerio de la Presidencia emitió el 30 de noviembre de 2011 y que fue encargado por José Luis Rodríguez Zapatero. Este documento ya pedía el cambio de ubicación de Primo de Rivera, que fue fusilado y enterrado en Alicante el 20 de noviembre de 1936 para pasar luego al monasterio del Escorial y ser trasladado en 1956 a la basílica del Valle de los Caídos.

La comisión aseguraba en su informe que esta “ubicación preferente” quebraba “el igual tratamiento a las personas allí enterradas”. Sobre la presencia de Franco en el mausoleo, el informe asegura que su presencia allí “dificulta el propósito de hacer del conjunto un lugar para la memoria de las víctimas de la Guerra Civil, sin ninguna otra connotación ideológica o política”.

Bancos de ADN y “Comisión de la Verdad”

Entre otras peticiones recogidas en la propuesta, el PSOE plantea la creación de “Bancos de ADN” con “urgencia y celeridad” para aclarar el paradero de los desaparecidos de la Guerra Civil y de la dictadura. La dignificación de las víctimas de la Guerra Civil que proponen los socialistas pasa por crear un censo de infraestructuras construidas por represaliados condenados a trabajos forzados y colocar placas de homenaje a las víctimas, abriendo la puerta a “museolizar” estos lugares.

La iniciativa plantea también crear una Comisión de la Verdad, establecer el 11 de noviembre como el Día Europeo de las Víctimas del Fascismo o excluir de todo tipo de subvenciones públicas a cualquier organización o entidad que “ensalce o defienda la Dictadura o la figura del dictador Franco, el nazismo, la xenofobia o cualquier otra expresión de carácter discriminatorio o vejatorio para las víctimas”.