El PSE se ha sumado a todos los partidos políticos, a excepción del PP, a la petición hecha por el colectivo de apoyo a los presos de ETA, Sare, para que el Parlamento Vasco reclame la excarcelación de los 13 presos de ETA gravemente enfermos. Durante una comparecencia del portavoz de Sare, Joseba Azkarraga –ex consejero de Justicia con Ibarretxe- ha recordado que la petición que ellos realizan responde sólo al cumplimiento de la ley y que hacerlo en ningún caso supone “claudicar”. Ha afirmado que actualmente entre los 349 presos de la banda terrorista en prisión, 13 padecen enfermedades graves y otra decena se encuentran enfermas de menor gravedad, sin que a ninguna de ellas se la aplique medidas atenuantes previstas para estos casos.

Por ello, Azkarraga ha solicitado a la Cámara de Vitoria a que presente una iniciativa para que el Parlamento reclame al Ejecutivo de Mariano Rajoy la aplicación de la ley para estos presos enfermos, así como para reclamar el final de la dispersión de los etarras. Ha denunciado que la actual política penitenciaria es “de una crueldad inaudita” e “inhumana” con los etarras. Considera que la actual política carcelaria diseñada ad hoc ya no tiene sentido y apela al cumplimiento del marco recogido en la ley española y comunitaria.

Azkarraga ha sido muy crítico con la última directriz hecha pública desde instituciones penitenciarias y avalada por las palabras del ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido. En ellas señalaba que la excarcelación de presos de ETA enfermos sólo se aplicará cuando exista “peligro patente” para su vida y siempre que exista una “razonable certeza” de que su fallecimiento podría producirse en un plazo no superior a dos meses.

Por ese motivo, Sare ha pedido al Parlamento Vasco que reclame a las  instituciones «competentes» el final de la política de alejamiento de  los reclusos de la banda, de la «excepcionalidad» en la aplicación de la política penitenciaria, y un cambio en el tratamiento de la  situación de los presos con enfermedades graves.

Una petición que ha sido apoyada por todos los partidos a excepción del PP que ha recordado que lo que debe primar en el análisis de estos casos son las víctimas. La posición más crítica la ha mostrado la portavoz del PP, Juana Begoetxea, quien ha lamentado que el Parlamento Vasco esté continuamente llevado a cabo iniciativas relacionadas con los presos de ETA y no se comporte del mismo modo con las víctimas del terrorismo.

Ha recordado que son los jueces los que deben posicionarse y que las decisiones deben adoptarse sin olvidar el sufrimiento de las víctimas. “Yo defiendo que se aplique la ley y si la ley dice que se les debe excarcelar, nada que objetar”, ha asegurado. Bengoetxea ha recordado que está en manos de los presos de ETA acabar con su situación si reniegan de su pertenencia a la banda y su pasado.

Bengoetxea (PP): «Zoido se podía haber callado»

Sí se ha mostrado crítica con las manifestaciones del ministro Zoido en las que fijaba en dos meses el plazo mínimo de vida para poder excarcelar, “se podía haber callado”, ha dicho: «Le preguntaron y, lo siento mucho porque es una ministro de mi partido, se podría  haber callado lo de los dos meses. Es la piedra de escándalo, sí, pero la instrucción no dice eso, dice que sí expresan el arrepentimiento por lo que han hecho entran en el tercer grado o en la libertad condicional».

El PSE ha defendido que se busquen “complicidades” con el Gobierno de España para impulsar un cambio en la política penitenciaria que se aplica en la actualidad. La portavoz del PSE, Rafaela Romero, ha recordado que la ley ya prevé este tipo de excarcelaciones y que incluso políticas como la dispersión en el actual contexto deberían reconsiderarse. Subraya que la propia Constitución española prohíbe las «penas degradantes», por lo que la puesta en libertad de un preso con una enfermedad grave e incurable es «posible y factible».

El parlamentario del PNV Iñigo Iturrate ha destacado que su partido coincide con las tres propuestas planteadas por Sare. Además, ha destacado que en la construcción de la convivencia debe garantizarse un «papel central» a las víctimas.

Desde EH Bildu, Julen Arzuaga ha denunciado que las afirmaciones  de Zoido sobre el tratamiento de los presos con enfermedades graves  es una «obscenidad», que demuestra que el Gobierno central se guía  por el principio del «ojo por ojo».

Por último, la parlamentaria de Elkarrekin Podemos Pili Zabala ha mostrado su «respeto» a los derechos humanos de «todas» las personas, por lo que  ha criticado que la legislación penitenciaria se interprete de forma  «diferente» en función del tipo de recluso al que se aplica.