Albert Rivera no las parece tener todas consigo respecto a si Cristina Cifuentes tiene o no  algo que ver con la financiación presuntamente ilegal del PP de Madrid. El líder de Ciudadanos matiza que el juez Velasco, que instruye la Púnica, «ha dicho que no hay pruebas por ahora, pero no ha archivado». Aludía al informe de la UCO que se conoció el martes en el que reclamaban que fuera investigada por presuntos delitos de prevaricación continuada y cohecho en la concesión de los servicios de cafetería de la Asamblea los años 2009 y 2011 a la empresa del imputado Arturo Fernández, Y aunque el magistrado de la Audiencia Nacional, así como las fiscales, creen que no hay elementos para imputarla, este miércoles se ha conocido un nuevo informe de finales de marzo, en  el que la Guardia Civil insiste en su petición tras tomar declaración a los miembros del comité de expertos que decidieron la licitación al Grupo Cantoblanco, según informa El País.

Ciudadanos ha pedido la comparecencia de Cifuentes en la Asamblea de Madrid, al tiempo que le ha reprochado que no sea ella misma la que pida dar explicaciones en la Cámara regional. Cree Rivera que la presidenta «se hace la víctima y a mí no me vale»· «Cuando a una le acusan de prevaricación, lo lógico es ir a la Asamblea y someterse a las preguntas de la oposición». Por eso, defiende que debe dar cuentas en sede parlamentaria y en la comisión de investigación de auditoria «para que se le pueda preguntar todo».

El líder de Ciudadanos recuerda a la presidenta que «parte de su investidura es nuestra»

Que la formación naranja cuestione las explicaciones que ayer ofreció la presidenta autonómica tiene el valor de provenir de quien le sustenta en el gobierno regional, sin cuyos votos no puede gobernar. A este hecho ha apelado Rivera al afirmar que «si alguien tiene autoridad moral para pedírselo somos nosotros. Parte de su investidura es nuestra». «Vamos a esperar a saber la verdad», ha agregado durante un almuerzo-coloquio del Club Siglo XXI, despreciando las explicaciones que ésta dio anoche a los periodistas.

Entiende Rivera que el PP de Madrid «está en descomposición y lo saben sus votantes», pero, de momento, aconseja sensatez y prudencia, sin dejarse llevar por la estrategia de Podemos de engordar su anunciada moción de censura.