Un total de 187.949 militantes socialistas estaban llamado a elegir a su nuevo secretario general en una jornada que arrancó a las diez de la mañana y que por el momento se está desarrollando con normalidad. El resultado de las primarias está completamente abierto, ya que Díaz y Sánchez han llegado igualados a la recta final de campaña.

El primero de los candidatos en acudir a votar ha sido Patxi López, quien ha dicho que espera que mañana sea «el primer día en el que todos juntos» recuperen «al mejor partido socialista» porque es lo que espera la ciudadanía. Tras depositar su voto en la Casa del Pueblo de Portugalete (Bizkaia), su localidad natal, López se ha mostrado convencido de que hoy «va a haber una gran participación y movilización de los militantes socialistas porque somos muy conscientes de lo que está en juego».

«No podemos enredarnos en otras cuestiones. Mañana, el primer día de la recuperación del PSOE», ha enfatizado el político vasco. Algo después, la presidenta andaluza, Susana Díaz, votaba en Sevilla, donde ha incidido en que su partido se va a «levantar». «Lo mejor va a empezar a partir de mañana porque somos la alternativa de gobierno y comienza la cuenta atrás para volver a ganar», ha apuntado.

Su objetivo es «abrir un tiempo de unidad, de fraternidad, porque eso es lo que me han pedido todos los compañeros y, el lunes, a trabajar por la unidad». Si gana las primarias, ha manifestado, llamará a Sánchez y López para «tenderles la mano y pedirles que arrimen el hombro para hacer grande el PSOE, que es lo que necesita este país». Pedro Sánchez ha sido el último candidato en depositar su voto, en Pozuelo de Alarcón, donde ha sido recibido entre aplausos.