Al menos 22 personas han muerto -entre ellas algunos niños- y 59 han resultado heridas en un atentado suicida en el Manchester Arena, Inglaterra. Una explosión ha obligado a evacuar al público asistente al concierto que la cantante Ariana Grande ofrecía este lunes en la ciudad británica. La Policía ha confirmado el número de víctimas a través de Twitter. Las autoridades de la lucha antiterrorista se han reunido en Londres de urgencia durante la madrugada. La principal hipótesis de los investigadores apunta a un terrorista suicida que se habría inmolado a la salida del concierto. «Creemos que ha sido un solo hombre con un detonador de fabricación casera», asegura la policía británica, que confirma que «el autor ha muerto en la explosión».

La primera ministra británica, Theresa May, ha emitido un comunicado pasadas las 3:20 de la madrugada, hora española: «Estamos trabajando para establecer los detalles completos de lo que está siendo tratado por la policía como un atroz ataque terrorista. Todos nuestros pensamientos están con las víctimas y las familias de aquellos que han sido afectados». La líder escocesa Nicola Sturgeon también se ha referido al suceso como un «ataque bárbaro». May presidirá una reunión especial del comité de seguridad COBRA en Downing Street en la mañana de este martes.

La campaña de la primera ministra Theresa May de cara a las elecciones del próximo 8 de junio ha sido suspendida, así como la del resto de fuerzas políticas. De confirmarse la hipótesis terrorista, se trataría del peor atentado en la historia del Reino Unido tras los ataques del 7 de julio de 2005, cuando 56 personas fallecieron y otras 700 resultaron heridas a consecuencia de cuatro bombas colocadas en plena hora punta en la red de metro y autobuses de Londres.

Localización de la explosión en Manchester Arena

La explosión se produjo en las inmediaciones del Manchester ArenaLUIS SEVILLANO

«Actualmente estamos tratando el suceso como un incidente terrorista. Es un momento complicado para todos. Aún estamos recibiendo información y daremos más información cuando tengamos más detalles y una imagen clara sobre lo que ha pasado», ha confirmado el portavoz de la Policía de Manchester, Ian Hopkins, en una comparecencia efectuada poco después de las 4 de la madrugada.

Según CNN CNBC, citando fuentes de la inteligencia norteamericana, la principal hipótesis de los investigadores es que un terrorista suicida se haya inmolado en las inmediaciones del Manchester Arena, al finalizar el concierto, mientras los asistentes, en su mayoría adolescentes, abandonaban las instalaciones. La explosión se produjo en torno a las 22:30, hora local. Alrededor de las 3:25, hora española, fuentes policiales citadas por la CNN han identificado al posible terrorista suicida.

Los encargados del recinto han asegurado, en esta línea, que la explosión se produjo fuera del estadio, cerca del vestíbulo, justo al finalizar el concierto de la artista norteamericana. El Manchester Arena tiene capacidad para 21.000 personas y es uno de los recintos para conciertos más grandes de Europa.

Uno de los asistentes al concierto describió la escena a la BBC como «una película de guerra» y aseguró que la explosión le tiró al suelo. «Cuando me levanté y miré alrededor había cuerpos por todas partes, entre 20 y 30. No sé si estaban muertos, pero lo parecían. Estaban cubiertos de sangre y seriamente heridos», relató. Los servicios de ambulancias han confirmado haber trasladado a 59 personas a hospitales de Manchester, además de haber atendido a otros en las inmediaciones del lugar de la explosión.

Otros testigos presentes en el concierto han confirmado que se escucharon al menos dos explosiones «muy, muy fuertes», aunque las causas todavía no han sido aclaradas ni por los presentes ni por la Policía. Una de las explosiones se habría producido al terminar el concierto en la zona del vestíbulo del estadio, con capacidad para más de 18.000 personas.

Según periodistas locales, los hospitales de Manchester han pedido a los pacientes que actualmente se encuentran en Urgencias que regresen a casa si su condición no es grave porque esperan «numerosas víctimas».

Los servicios de emergencia están trabajando en el recinto y las fuerzas de seguridad han pedido a la población que se aleje de la zona. Las estaciones de tren que rodean al estadio han sido cerradas, entre ellas la de Victoria Station, en la que se produjeron avalanchas tras la evacuación.

Las características del concierto, al que acudían principalmente adolescentes, ha incrementado la angustia de la situación. Varios hoteles cercanos han reunido en sus instalaciones a jóvenes sin acompañantes y han facilitado números de contacto para ayudar a los padres a localizar a sus hijos. Facebook ha activado el Safety check para las personas que han acudido al concierto y en Twitter se ha generado el hashtag #roomformanchester para aquellos que hayan quedado atrapados y sin poder volver a su hogar.

El manager de la artista, Scooter Braun, ha manifestado en boca de Ariana Grande que «lloramos por las vidas de los niños y seres queridos arrebatadas por este acto cobarde». Grande, que ya había finalizado su actuación, se encontraba lejos del lugar de la explosión y se encuentra bien. Posteriormente, en Twitter, ha manifestado sentirse «rota» y «sin palabras».