El ex presidente del FC Barcelona Sandro Rosell, ha abandonado su domicilio escoltado por agentes de policía tras un registro de diez horas de duración ordenado por la Audiencia Nacional dentro de una operación contra el blanqueo de capitales. Rosell y su esposa, Marta Pineda, ha sido detenidos en Barcelona, junto a otras tres personas, en el marco de una operación conjunta de la Policía Nacional y la Guardia Civil contra el blanqueo de capitales, han informado a Efe fuentes de la investigación.

También ha sido detenido el testaferro de Rosell, el empresario de origen libanés Shahe Ohannessian -al que Rosell vendió su empresa Ailanto Marketing cuando asumió la presidencia del Barça- por el supuesto blanqueo de 15 millones de euros procedentes de la venta de derechos de imagen de jugadores de la selección brasileña.

Desde las ocho de esta mañana se lleva a cabo un registro en el domicilio de Rosell en Barcelona, al que asiste el ex presidente de Barça, en la que participan efectivos de la Policía Nacional y la Guardia Civil. También se han producido registros en localidades de Lleida y Girona, así como en Andorra, donde la policía de ese país está colaborando en la denominada operación «Rimet». Se trata de una operación de carácter internacional en la que ha participado el FBI y cuyos registros se extienden a Brasil.

Una decena de efectivos entre Policía y Guardia Civil siguen el registro en el domicilio de Rosell en el barcelonés barrio de Les Cortes, mientras su esposa ha sido trasladada por efectivos de la Guardia Civil na hora después de iniciarse el registro.

La titular del Juzgado Centra 3 de la Audiencia Nacional, Carmen Lamela, que dirige las investigaciones de esta operación conjunta de Policía y Guardia Civil, ha ordenado ya el embargo de 10 millones de euros y propiedades inmobiliarias valoradas en otros 25 millones de euros del matrimonio Rosell-Pineda.

Sobre el ex presidente azulgrana pesa además una petición de cinco años de cárcel en el caso Neymar, en el que también están imputados el actual presidente del FC Barcelona, Josep Maria Bartomeu, el propio jugador y sus padres, por haber simulado contratos previos para garantizar el fichaje del jugador a espaldas de su entonces club, el Santos.

La investigación de la Operación Rimet se inició por el cobro de comisiones ilícitas por los derechos audiovisuales de la selección brasileña de fútbol que posteriormente se blanqueaban a través de empresas en paraísos fiscales. Las fuentes sitúan a Rosell y al expresidente de la federación brasileña de fútbol Ricardo Teixeira al frente de esa trama. Sin embargo, la investigación de la Audiencia Nacional nece de una comisión rogatoria de la Fiscalía de Nueva York por el caso de los sobornos en la Fifa.

Las detenciones y los registros los están llevando a cabo agentes de la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF) de la Policía Nacional, así como efectivos de la Policía Judicial de Cataluña de la Guardia Civil.