El padre del autor del atentado de Manchester en el que murieron 22 personas y otras 60 resultaron heridas ha sido detenido en Trípoli tras defender la inocencia de su hijo. Ayer, la policía libia detuvo también al hermano menor del suicida, Hasmeh Abedi, por presuntos vínculos con el Estado Islámico y otros tres hombres han sido arrestados esta mañana por su presunto vínculo con el atentado. Según fuentes policiales, el joven suicida, Salman Abedi, de 22 años, formaba parte de una célula terrorista.

El Gobierno británico ha decidido elevar de «severo» a «crítico» el nivel de amenaza terrorista tras el atentado en Manchester, como anunció este martes la primera ministra Theresa May, ante la amenaza de un posible «ataque inminente». La policía metropolitana de Londres ha detenido a un hombre armado con un cuchillo en las inmediaciones de Buckingham Palace, en Londres, instantes antes de que pasara a su lado el coche que trasladaba a la reina Isabel II y al duque Felipe de Edimburgo a un enlace en la catedral de St. Paul.

May ha explicado que, además del terrorista suicida, identificado como Salman Ramadan Abedi, de 22 años y «nacido y criado en Reino Unido», podría existir un grupo «amplio» de personas «vinculadas a este ataque». Por esto, se eleva el nivel de alerta y se pone en marcha la Operación Tempora, que contempla que sea el Ejército el responsable de velar por la seguridad en espacios públicos y no el resto de fuerzas de seguridad habituales.

«No quiero que la gente se sienta excesivamente alarmada», ha dicho. «Durante muchos años nos hemos enfrentado a una seria amenaza terrorista y nuestra respuesta operativa siempre ha sido proporcionada. Pido a todo el mundo que permanezca alerta y que coopere con la Policía en este importante trabajo», ha añadido.

La familia avisó de que «era peligroso»

La familia de Salman Abedi avisó hace tiempo a las autoridades británicas de que el joven era «peligroso», según ha informado a la cadena NBC un responsable de Inteligencia estadounidense con conocimiento de la investigación británica. Además, el responsable de la Inteligencia estadounidense que ha tenido acceso a las indagaciones británicas ha asegurado que la complejidad y la potencia del artefacto explosivo detonado por Abedi hace pensar a los investigadores que es «casi imposible» que lo elaborara en solitario.

Su padre, Ramadan Abedi, por su parte, contradice en una entrevista a Bloomberg esta afirmación. En ella, el padre del terrorista asegura que su hijo era «tan religioso como cualquier niño de su edad» y que “cuando hablamos sobre noticias de ataques similares, él siempre estuvo en contra de esos actos porque decía que no hay justificación religiosa para ellos”.

Abedi fue identificado por los investigadores en el lugar del atentado porque se encontró una tarjeta bancaria a su nombre en uno de los bolsillos de su ropa. La identificación se confirmó posteriormente con un sistema de tecnología de reconocimiento facial.

El responsable de Inteligencia de Estados Unidos ha afirmado que Abedí había viajado a Libia en los últimos doce meses, entre otros países, y que tenía «claros vínculos con Al Qaeda». Finalmente, el atentado de ha sido reivindicado por el grupo terrorista Estado Islámico, que ha asegurado que Abedi era uno de los «soldados» de su «califato», pero no por Al Qaeda.

Filtraciones «irritantes»

La ministra de Interior británica, Amber Rudd, ha asegurado que Salman Abedi era «conocido» por los servicios de seguridad y ha criticado especialmente las filtraciones que se han producido en la investigación del caso y que achaca a los servicios de información estadounidenses. Fueron precisamente medios norteamericanos los primeros en apuntar a la hipótesis del terrorista suicida y fueron, también, los primeros en facilitar la identidad del autor de la matanza.

La ministra del Interior ha calificado estas filtraciones de «irritantes». En esta línea, ha añadido que el Reino Unido ya se ha dirigido formalmente a Estados Unidos para dejar claro que este tipo de filtraciones «no deben suceder de nuevo».