Las fuerzas soberanistas y favorables al referéndum unilateral en Cataluña han culminado la reunión que mantenían este lunes sin fijar día exacto para la consulta ni, lo que es más importante, arrastrar a los Comunes y Podemos a la apuesta por un referéndum unilateral. Los primeros ni siquiera han acudido al encuentro, y los segundos han asistido dejando claro que la suya sigue siendo la vía pactada.

Un fracaso que se suma al de haber conseguido que el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y el nuevo líder del PSOE, Pedro Sánchez, rompieran su incomunicación para dejar clara la unidad de los dos grandes partidos en contra del referéndum independentista.

«No estamos en condiciones de dar una fecha», ha lamentado la consejera de Presidencia, Neus Munté. La portavoz de la Generalitat también ha confirmado que, en este punto, tampoco pueden confirmar exactamente el texto de la pregunta, aunque ha asegurado que alcanzar un acuerdo definitivo en ambas cuestiones es ya «imprescindible».

Más cruda ha sido la representante de la CUP, Anna Gabriel, a la hora de expresar la frustración que ha generado el encuentro en el Palau de la Generalitat. «Esperamos que no haya más reuniones como esta, esperamos que la próxima sea para hablar de las garantías del referéndum, de la comisión internacional que debe tutelarlo». En resumidas cuentas, ha concluido Gabriel, «menos retórica y más concreción».

La CUP exige «menos retórica y más concreción al Govern»

Igualmente sorprendido por la falta de concreciones se ha mostrado el líder de Podemos en Cataluña, Albano Dante, quien ha reconocido que el encuentro no ha servido para obtener ninguna concreción de Puigdemont. «Seguimos en la fase del referéndum o referéndum» ha apuntado, «sobre la fecha y la pregunta estamos igual que cuando hemos entrado».

El líder de Podem ha mostrado su satisfacción, eso sí, por el compromiso del Govern de mantener abierta la vía del diálogo y el apoyo a su propuesta de reunir de nuevo el Pacto Nacional del Referéndum. Un espacio que hoy ha reclamado el líder de los Comunes, Xavier Domenech, del que desde su inicio forma parte la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau.

De hecho, la fractura entre Podem y Comunes ha sido el único fruto de la cumbre convocada por Puigdemont, un fruto que responde más al enfrentamiento entre ambos grupos por el control del nuevo partido de izquierdas en Cataluña -y entre Dante y el líder en la sombra de los Comunes, Adrià Alemany-,  que a diferencias sustanciales en su postura sobre el referéndum.

Con su rechazo, Domenech ha evitado regalar a la Generalitat una imagen de unidad transversal a favor de la vía unilateral en la que la portavoz Munté ha intentado insistir, pero que Dante ha negado insistentemente tras la reunión. «Hemos venido a escuchar, pero la nuestra no es la vía unilateral» ha advertido.

Munté ha explicado igualmente que el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, ve en «vía muerta» negociar con el Gobierno sobre el referéndum, y ha empezado a dar los primeros pasos para convocar esta consulta sin el acuerdo con el Estado, precisamente el contexto en el que se enmarcaba esta reunión. Pero la Generalitat necesita mantener oficialmente abierto ese diálogo para seguir aspirando a la transversalidad de la que hablaba hoy Munté al felicitarse por el encuentro.

«Exigimos respeto al Gobierno», ha advertido la portavoz del Govern, «porque hoy estaba representada aquí una mayoría parlamentaria y una mayoría social muy transversal que quiere el referéndum».

Referéndum por moción de censura

En este contexto, tanto la secretaria general de ERC, Marta Rovira, como la del PDCat, Marta Pascal, han ligado la ausencia de los Comunes y la poca disposición de Podemos a sumarse a la vía unilateral con su apoyo a la moción de censura que el líder de Podemos, Pablo Iglesias, defenderá en el Congreso contra el Gobierno de Mariano Rajoy.

«Podemos sabe que la condición de nuestro apoyo es el referéndum, y la ausencia de los Comunes o la postura de Podem no dan garantías en ese sentido» ha señalado Pascal.

Cuando se trata de negar la palabra a los catalanes rápidamente PP y PSOE se ponen de acuerdo» ha lamentado Munté

Munté ha sido también muy crítica con el apoyo explicitado por Pedro Sánchez al Gobierno en contra de un referéndum unilateral. «La expectativa de cambio ha durado muy poco en el PSOE, se ha lamentado Munte, quien ha apuntado que no ve «ninguna novedad respecto a lo que PSOE ha hecho siempre, cuando se trata de negar la palabra a los catalanes rápidamente PP y PSOE se ponen de acuerdo».

Minutos antes de las cinco de la tarde han llegado los participantes en el encuentro convocado por el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, para dar por muerta la vía del referéndum pactado y cerrar apoyos a la convocatoria de una consulta unilateral y vinculante sobre la independencia de Cataluña. El más esperado, Albano Dante, líder de Podemos en Cataluña, la única formación no oficialmente independentista que asiste al encuentro.

Sus socios parlamentarios de CSQP -los Comunes, ICV y EUiA- han rechazado este mañana asistir a la consulta por boca de su portavoz en el Congreso, Xavier Domenech, quien ha afeado a Puigdemont que convocara sólo a los partidos independentistas y dé por muerto el Pacto Nacional por el Referéndum, en el que los comunes se sienten más cómodos. El líder de Podem, por contra, ha argumentado que tras meses reclamando explicaciones de Puigdemont sobre los preparativos de la consulta no podían no acudir, y ha asegurado, a las puertas del Palau de la Generalitat, que viene «a escuchar al presidente de la Generalitat».

Junto a Dante, participan en la convocatoria la secretaria general del PDC, Marta Pascal, la de ERC, Marta Rovira, la portavoz de la CUP Anna Gabriel, el líder de Demócratas -los independentistas escindidos de Unió- Antoni Castellà, Lluis Llach y Jordi Turull en representación de JxS y Alfonso Palacios, líder de la alianza de izquierdas MES. Además, por supuesto, de los máximos responsables del Gobierno catalán, el propio Puigdemont, su vicepresidente y líder de Esquerra, Oriol Junqueras, la portavoz, Neus Munté y el conseller de Exteriores, Raül Romeva.

Advertencia del Gobierno

La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría ya ha advertido hoy -en una convocatoria improvisada para responder a la reunión de la Generalitat- que el Gobierno no permitirá la convocatoria y ha anunciado la primera conversación entre el presidente Mariano Rajoy y el nuevo líder del PSOE, Pedro Sánchez, precisamente para acordar una posición común en contra del referéndum independentista.

“El presidente de la Generalitat esta en manos de la CUP» ha lamentado Santamaría, para quien Puigdemont  «se reúne con los suyos y consigo mismo. Hoy en Cataluña gobierna la CUP. En el Congreso de los Diputados es donde se solucionan los problemas de España y ahí es donde tiene que plantear su demanda”.