Jordi Pujol Ferrusola ha pedido al juez José de la Mata que autorice el desbloqueo de 4.193 euros para pagar el IBI de tres inmuebles correspondientes a los ejercicios del 2016 y del 2017. La sala penal de la Audiencia Nacional ya permitió estos pagos el pasado año. Además, el magistrado ha acordado que los técnicos lleven a cabo el volcado del teléfono móvil del primogénito de los Pujol el próximo 1 de junio. Una diligencia a la que podrá asistir el hijo mayor del ex president que se encuentra en prisión desde el pasado mes de abril.

Los abogados de Pujol hijo solicitan al togado «el desbloqueo parcial» de sus cuentas bancarias para pagar el IBI de una casa en Girona (1.885,61 euros), de un despacho en Barcelona a nombre de la empresa IMISA (2.146, 41 euros) y de una plaza de garaje en la ciudad condal (162,31 euros).

Esta disposición de dinero, según los letrados Cristóbal Martell y Alberto Carrillo, «no deja vacua la cobertura de responsabilidad civil que se pretende asegurar con la medida cautelar ni pone en riesgo el aseguramiento de responsabilidades pecuniarias».

Manos Limpias deja el caso

Por otra parte, el magistrado ha acordado que se vuelque el contenido del teléfono móvil que el primogénito de los Pujol entregó en el juzgado el día de su ingreso en prisión el próximo 1 de junio. A esta diligencia «puede asistir el investigado o sus representantes procesales», explica al juez.

Ese mismo día, la asociación Manos Limpias recuperará los 6.000 euros que depositó para ejercer la acción popular contra el clan Pujol. Miguel Bernad, presidente de este sindicato, ha informado al juez de que desiste de seguir interviniendo en este proceso.

Se da la circunstancia de que el juez Santiago Pedraz ha desmantelado Manos Limpias al acusarla de extorsionar junto a Ausbanc a personas e instituciones a las que amenazaban con presentar querellas que retiraban a cambio de dinero. Bernard salió de la cárcel el pasado mes de diciembre.