Es el vivo rostro de la frialdad sin compasión. Desafiante y orgulloso de su pasado criminal en ETA, Francisco García Gaztelu, ‘Txapote’, ha visto hoy como un tribunal de la Audiencia Nacional daba por prescrito el atentado por el que estaba siendo juzgado y evitaba así sumar más años de condena a los cerca de 450 años que acumula por sus numerosos asesinatos.

‘Txapote’ se enfrentaba a una petición por parte de la Fiscalía de 14 años y 8 meses de prisión por el atentado que en 1995 el ‘Comando Donosti’ al que pertenecía atentó contra la sede del Gobierno civil de Guipúzcoa con el disparo de dos lanzagranadas. Junto a él, el comando lo integraban Valentín Lasarte y el etarra Juan Ramón Carasatorre. El tribunal ha considerado que los más de 22 años transcurridos han hecho que las responsabilidades penales por esos hechos se puedan dar por “prescritas” y sus autores deban ser absueltos.

García Gaztelu siempre ha desafiado a los tribunales que lo han juzgado, tildándolos de fascistas o enviándolos «al carajo»

Como en ocasiones anteriores, quien fuera jefe militar de ETA entre 1996 y 2001, se volvió a mostrar desafiante y frío con el tribunal que le juzgaba. En este caso Txapote se negó a declarar. El historial de incidentes y descalificaciones a los jueces que acumula García Gaztelu es elevado. En uno de los procesos llegó a enviar “al carajo” a la juez Angela Murillo, en otro calificó el juicio de “teatrillo” y llegó a calificar de “fascista” al tribunal que lo juzgaba.

Un abultado historial de asesinatos

El historial asesino de ‘Txapote’ es abultado y está conformado por algunos de los capítulos más duros en la historia de ETA. Está condenado por el asesinato de Miguel Ángel Blanco, del que pronto se cumplirán veinte años. También cumple condena por haber asesinado al ex concejal del PP de San Sebastián, Gregorio Ordoñez, a los políticos socialistas Fernando Buesa y Fernando Múgica, así como al periodista José Luis López de Lacalle, al ertzaina Jorge Fernández y a dos guardias civiles en Huesca.

‘Txapote’ cumple condena en la cárcel de Huelva desde que fue detenido en el año 2001. Recientemente fue trasladado hasta el País Vasco para visitar a su padre gravemente enfermo. El pasado 26 de mayo fue llevado a Bilbao donde permaneció durante una hora en el domicilio familiar. García Gaztelu había solicitado que no se presentarán simpatizantes afines a la izquierda abertzale para mostrarle su apoyo.