La familia del español Ignacio Echeverría, desaparecido tras los ataques perpetrados este sábado en Londres, han viajado este mediodía a la capital del Reino Unido para seguir de cerca las noticias sobre el paradero de su hijo. «El Gobierno español nos ha dado toda la atención posible y las autoridades inglesas también, supongo que presionadas por las españolas», ha señalado su padre, Joaquín Echeverría. Ante la falta de información, la familia ha expresado su malestar y acusado a la primera ministra británica Theresa May de causarles «una agonía innecesaria», según El Confidencial.

Fuentes cercanas al caso han explicado a Efe que las «identificaciones están avanzando» y a lo largo de la tarde las autoridades británicas darán más información sobre el paradero del ciudadano español. La primera víctima mortal identificada del atentado de Londres ha sido la canadiense Christine Archibald, arrollada por la furgoneta en el Puente de Londres. La enfermera australiana Kirsty Boden también es una de las víctimas confirmadas, según la prensa británica.

Ignacio Echeverría es vecino de la localidad madrileña de Las Rozas y fue visto por última vez en el puente de Londres, uno de los lugares de los ataques terroristas, publicó su familia en una red social. El madrileño había estado patinando cerca del lugar de uno de los atentados con varios amigos cuando presenció cómo un atacante se abalanzaba contra una mujer. «En ese momento se tiró de la bicicleta y golpeó al agresor con un monopatín mientras otros dos le agredían por detrás y se quedó tendido en el suelo. Fue un valiente; se enzarzó para salvar a la mujer», dice la familia.

Fuentes diplomáticas han manifestado que la Embajada y el Consulado prestan toda la ayuda posible a la familia y están en contacto con ella y con las autoridades británicas. El desaparecido mide 1,74 metros, pesa 85 kilos y en el momento del suceso llevaba una medalla con cadena de oro, zapatillas negras con suela blanca, pantalones vaqueros y jersey oscuro.

El ministro de Asuntos Exteriores, Alfonso Dastis, entiende que la policía británica «está actuando con toda la diligencia que puede». Anoche, Dastis mantuvo una conversación con su colega británico, Boris Johnson, para pedirle que «aceleren al máximo los trámites de identificación de las víctimas» para «no añadir más angustia y dolor a las familias».