El ex consejero de Justicia de la Generalitat catalana, diputado de Junts pel Sí (JxS) y mano derecha de Artur Mas en CDC, Germà Gordó, se ha dado de baja como militante en el Partido Demócrata de Cataluña (PDCat), aunque no dejará su escaño como diputado en el Parlament. Una decisión que ha desatado las críticas de sus hasta ahora compañeros de partido, PDCat, y grupo, ERC, puesto que la salida de Gordó de JxS hace más precaria todavía la frágil mayoría independentista en el Parlament.

Gordó ha anunciado en un comunicado que dejará el PDCat y por tanto el Grupo de JxS, pero no su escaño, para mantener su condición de aforado durante la investigación por su implicación en la trama corrupta del 3%. De otro modo, el ex gerente de CDC, señalado por algunos de los empresarios investigados por la trama de financiación irregular de Convergencia como el conseguidor de contratos públicos a cambio de comisiones para el partido, vería como su causa se sumaba a la instrucción del Caso 3% que sigue el juez Josep Bosch en El Vendrell.

La dirección del PDCat ha respondido al anuncio de Gordó señalando que «nos reafirmamos en que lo mejor es que el diputado renuncie a su escaño en el Parlament» aludiendo al «momento político trascendental, que requiere generosidad personal y política».

Una exigencia forzada por ERC, que no está dispuesta a compartir grupo con un imputado por a financiación irregular de CDC, a la que se han sumado todos los partidos del arco parlamentario catalán.

Comparecencia de Puigdemont

Sin embargo, tanto los republicanos como la CUP han permanecido fieles al bloque independentista que integran junto al PDCat a la hora de impedir que el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, tenga que comparecer en el Parlament para explicar los hechos.

El grupo de C’s ha reclamado hoy esta comparecencia en la Junta de Portavoces del Parlament, donde ha obtenido el apoyo de toda la oposición -PSC, CSQP y PP- pero la CUP se ha sumado a JxS para frenar la iniciativa.

Una negativa que ha llevado al portavoz de C’s, Fernando de Páramo, a concluir que «al final Oriol Junqueras se ha convertido en la muleta del 3%. Cuando uno apoya a un gobierno tiene que poner exigencias sobre la mesa,  ERC no lo hizo porque para ellos todo vale por la independencia, tapar corrupción o saltarse las leyes».

Todos los grupos critican el «silencio» de Artur Mas ante la imputación de su mano derecha

C’s ya ha registrado una nueva petición de comparecencia del presidente catalán para salvar las «excusas» de la CUP, mientras el resto de los partidos han señalado el «silencio» de Artur Mas. Albano Dante, portavoz de Podem, ha apuntado que «el siempre locuaz Artur Mas mantiene silencio curioso, sobre todo porque estamos hablando del piñol el circulo más próximo del ex presidente catalán.

Y la socialista Eva Granados ha ido más allá al denunciar la «hipocresía» de la ex Convergencia cuando exige la dimisión de Gordó «por unos hechos que no son personales sin políticos, referidos a la financiación irregular del partido» por la que el PDCat, ha añadido, no ha asumido responsabilidades.

Investigado por el TSCJ

El TSJC abrió el viernes investigación contra Gordó después de varias peticiones en este sentido del juzgado de El Vendrell que instruye el caso, incapaz de encausar al ex consejero por su condición de diputado en el Parlament. En el marco de esa investigación, se sospecha que Gordó habría intermediado con varias empresas para que la Generalitat les concediera licitaciones a cambio de «donaciones» a dos fundaciones vinculadas a Convergencia.

El alto tribunal catalán sospecha que Gordó pudo haber cometido los presuntos delitos de tráfico de influencias, cohecho, prevariación y malversación de fondos públicos. Durante la instrucción del caso en el juzgado de El Vendrell, varios testigos han identificado a Gordó como pieza clave en la estructura organizada por CDC para obtener mordidas irregulares del 3% en la concesión de contratos públicos. Uno de estos testigos llegó a relatar como Gordó se dirigió a él durante un evento para recordarla que no estaba actuando conforme a las directrices marcadas por el partido: «Tú no obedeces, y ahora a quien no obedeces es presidente…a ver qué va a pasar».

Turull: ‘Se equivoca mucho’

El presidente de Junts pel Sí, Jordi Turull, ha avisado hoy a Germà Gordó que «se equivoca mucho» con su decisión de salir del partido y del grupo sin renunciar al escaño del Parlament, y le ha reprochado que vaya «a la suya» y no dé prioridad al proceso soberanista. «No lo comparto en absoluto, creo que se equivoca mucho», ha valorado Turull, que ha puesto en duda que el presidente del PDeCAT, Artur Mas, avale la decisión de Gordó.

En alusión al proceso soberanista, en el inicio de una semana clave en la que se anunciará la fecha y pregunta del referéndum, Turull ha subrayado que Gordó «no ha sabido interpretar el momento ni el contexto». «Todos tenemos que poner por delante lo que puede sumar de lo que pueda restar», ha subrayado Turull, que ha añadido: «Si vas solo a lo tuyo acabas debilitando y pones en riesgo el capital político y todo el trabajo».