«No podemos utilizar el Pacto Nacional por el Referéndum como un escondite, no podemos huir nuestras responsabilidades, y esto va especialmente por el Gobierno de la Generalitat» ha advertido el líder de Podemos en Cataluña, Albano Dante, que ha coincidido con sus socios parlamentarios de CSQP en que no secundarán a ciegas un referéndum unilateral de independencia.

«Es imprescindible que el Govern explique con claridad cual es su plan a los ciudadanos y a partir de aquí los partidos tendremos que tomar nuestras decisiones» ha concluido Dante.

El líder de los Comunes en el Congreso, Xavier Domenech, ha dejado claro en qué consisten las concreciones exigidas al presidente de la Generalitat: El «referéndum efectivo y con garantías significa que interpele a la mayoría de la población de Cataluña, con reconocimiento internacional, que se pueda celebrar con normalidad y sin poner en situación de riesgo a nadie, tampoco a los trabajadores públicos».

Lo que ha ofrecido hasta ahora el Govern, ha añadido, Domenech, son poco más que «profesiones de fe». El líder de los Comunes ha reconocido que las entidades soberanistas presentes en el encuentro, además de los partidos que integran JxS y la CUP, han defendido la vía unilateral, pero ha asegurado que «lo importante» en su opinión es que se ha acordado la continuidad del Pacto como «el espacio transversal que representa a ese 80% de los catalanes que está a favor del derecho a decidir».

Pacto contra el Gobierno de PP

En este contexto, Domenech y Dante han coincidido también en que el principal trabajo del Pacto a partir de ahora debe ser el de dar respuesta a las «agresiones» que en su opinión «vendrán del Gobierno del PP en los próximos meses».

«Las vías rápidas van en contra de las propias aspiraciones, es desde esa mayoría del 80% que se podrán obtener las garantías» para llegar a la consulta ha añadido Domenech para defender la continuidad de una plataforma a la que JxS da a partir de ahora un papel secundario.

Por su parte el diputado de la CUP Benet Salellas se ha expresado en sentido exactamente contrario al de las confluencias de izquierdas para reclamar que Comunes y Podemos se sumen a la vía unilateral. «Hemos intentado lo imposible, que era el referéndum pactado, ahora toca lo posible que es el unilateral» ha argumentado Salellas.

«Hemos apoyado el Pacto desde el primer momento a pesar de que no compartíamos la búsqueda de acuerdo con el Estado porque lo veíamos perdida de tiempo en pro de objetivo imposible. Ahora reclamamos que todas las fuerzas del Pacto deben permanecer en esta fase no acordada».

En lo que sí ha coincidido Salellas con los Comunes es en reclamar al Govern que explique cómo piensa convocar el referéndum para que éste pueda celebrarse efectivamente en otoño. Y con ese horizonte ha propuesto que el Pacto se mantenga con el objetivo de impulsar un debate ciudadano sobre «el sí y el no a la independencia» hasta la celebración de la consulta. Salellas ha hecho esa propuesta tras el anuncio de disolución de la ejecutiva.

División entre los miembros del Pacto

La reunión plenaria del Pacto por el Referéndum se ha convertido este martes en escenario de la fractura entre los defensores de una consulta unilateral y quienes han apoyado un referéndum siempre que sea legal y acordado. La ejecutiva del Pacto se ha autodisuelto al inicio del encuentro dando por concluidos sus trabajos, mientras el líder de EUiA retransmitía las deliberaciones por Twitter.

La ejecutiva del Pacto Nacional por el Referéndum, encabezada por el ex alcalde socialista Joan Ignasi Elena, ha anunciado su autodisolución tras considerar agotado su mandato y el encargo de buscar apoyos a un referéndum acordado, para el que aportaron 500.000 firmas de apoyo.

Elena ha defendido la necesidad de que el Pacto por el Referéndum se mantenga como plataforma de unidad de los partidarios de la celebración de la consulta, tal y como previamente habían reclamado también desde Podem y los Comunes.

Fracaso negociador

Este encuentro llega después de que los Comunes de Ada Colau se negaran a participar en la reunión de partidos convocada el pasado lunes por el presidente de la Generalitat para aunar fuerzas tras la negativa -formal y por escrito- del presidente Mariano Rajoy a negociar la celebración de un referéndum de independencia. Puigdemont pretendía con ese encuentro sumar a las confluencias de izquierdas al referéndum unilateral, pero Podem se negó y el líder de los Comunes en el Congreso, Xavier Doménech, ni siquiera acudió y señaló el Pacto por el Referéndum como el ámbito de encuentro.

En la reunión de hoy han participado, por el Gobierno catalán, Puigdemont, el vicepresidente Oriol Junqueras, la portavoz Neus Munté y los consejeros Raül Romeva y Meritxell Borràs, y por los comunes el alcalde accidental, Gerardo Pisarello, Doménech, el líder de Podem, Albano Dante Fachín, los de ICV, Marta Ribas y David Cid, y el de EUiA, Joan Josep Nuet. También han participado en el encuentro los líderes de las entidades soberanistas y los de los sindicatos catalanes Javier Pacheco (CCOO) y Camil Ros (UGT). Esta vez no han acudido, sin embargo, representantes de las patronales catalanas.

Sí estaban ahí Artur Mas y los ex presidentes del Parlament Joan Rigol, Ernest Benach y Núria de Gispert, además de los líderes de los partidos independentistas y de Ómnium Cultural, Jordi Cuixart, ANC, Jordi Sánchez, y la AMI, Neus Lloveras.