Un policía ha disparado este martes en París después de que un hombre intentara agredirle junto frente a la catedral de Notre Dame, una de las zonas turísticas más concurridas de la capital de Francia, que recibe 13 millones de visitantes cada año. El suceso ha provocado la alerta y escenas de pánico entre los viandantes que se encuentran en el lugar. Según confirma la prefectura de policía, el hombre ha sido alcanzado en el tórax por la bala después de que intentara atacar al agente -que ha resultado herido- por motivos que se desconocen. La policía, que han pedido a los viandantes que se alejen de la zona, ha asegurado a través de la cuenta de Twitter que la situación está bajo control.

Según el Ministerio del Interior, en declaraciones que recoge Libération, el hombre amenazó a «funcionarios de la prefectura», lo que ha obligado a responder al agente con disparos cuyo número no han sido confirmados. El individuo fue «golpeado en el pecho». «Su salud y sus motivos son desconocidos en el momento», según la misma fuente, aunque fuentes recogidas por Le Figaro dicen que su estado es «preocupante».

Según confirmo el ministro del Interior, el atacante es un estudiante argelino que alzó el martillo al grito de «esto es por Siria».

Los visitantes que en ese momento se encontraban en el interior del templo han sido encerrados en el mismo hasta que se esclarezca el suceso, según ellos mismos publicaban en cuentas de redes sociales. Finalmente, las 900 personas del interior de Notre Dame pudieron salir cuando la situación quedó bajo control.

La policía desplegó además un dispositivo a la búsqueda de un presunto cómplice del agresor. La zona del suceso ha sido acordonada. Un turista americano ha asegurado ver a la policía en dirección a las escaleras que conducen al Sena. La investigación corre a cargo de la brigada antiterrorista.

El hecho se produce mientras la capital francesa acoge el torneo de Roland Garros de tenis y a pocos días de la celebración de las elecciones legislativas, entre el 11 y el 18 de junio.