Adriana Lastra y José Luis Abalos, ambos de la máxima confianza de Pedro Sánchez, serán piezas fundamentales en la nueva ejecutiva socialista, como se ha podido comprobar desde las primarias. Lastra será la número dos de Sánchez y ocupará la Vicesecretaria General tras el Congreso de este fin de semana mientras que el portavoz parlamentario en funciones ocupará la Secretaría de Organización, según han informado fuentes del partido.

Éstos nombres estaban asegurados en el equipo de Sánchez, pero a ellos se han sumado otros como respuesta a los esfuerzos del secretario general por recuperar la unidad del partido. El candidato a las primarias socialistas, Patxi López, y el barón susanista Guillermo Ferández Vara han aceptado la oferta lanzada por el nuevo secretario general del PSOE para entrar en su ejecutiva. Ambos dirigentes serán piezas claves en el planteamiento territorial del partido.  El ex lehendakari ocupará la cartera de Política Federal, el presidente de la Junta de Extremadura asumirá la dirección del consejo de política federal, un cargo que fue antes ocupado por la presidenta andaluza, Susana Díaz.

López será el encargado de afrontar el desafío territorial del nuevo PSOE, según ha adelantado Vozpópuli. Un papel delicado que da muestra de la responsabilidad que Sánchez cede al que fuera uno de sus rivales en la campaña de primarias. El líder del PSOE defendió la plurinacionalidad en campaña, aunque ha respaldado la postura del Gobierno ante el referéndum unilateral catalán.

La entrada de Fernández Vara en el núcleo duro socialista es un símbolo de la integración que el flamante secretario general quiere conseguir. El barón extremeño, que fue uno de los más críticos con los planteamientos de Sánchez, ha confirmado la noticia a través de las redes sociales, donde ha agradecido este jueves la oferta de Sánchez.

El secretario general ha conseguido incluir a las tres corrientes en su ejecutiva, y la presidenta andaluza ha hecho alusión a estos nuevos fichajes. Sin mostrar gran entusiasmo hacia el gesto de Vara, uno de sus grandes aliados, Díaz se ha limitado ha señalar su conformidad: «El secretario general, mi compañero Pedro, tiene libertad para rodearse de los compañeros que desee y a mí me parecerá bien».

El alcalde de Valladolid, Óscar Puente, uno de los más fieles colaboradores de Sánchez, también ha aceptado ser el portavoz de la ejecutiva. Una oferta que el líder del PSOE le lanzó hace días y que Puente ha confirmado este jueves a través de su cuenta de Twitter.

Puenta ha explicado este jueves que ha pedido «flexibilidad» y ha tenido una respuesta «comprensiva» de Pedro Sánchez con su situación institucional. «Se lo he intentado poner difícil, pero tiene las cosas claras y me traslada que voy a tener todas las facilidades para hacerlo», ha precisado.

Aunque la Portavocía será «formalmente única», Puente ha recalcado que tendrá «más voces» como la de la Secretaría de Organización, el propio secretario general o los portavoces parlamentarios, pues ha dejado «claro» a Sánchez que no puede asumir el cargo «en solitario» ni dedicarse plenamente a él.