Hace tiempo que no se entienden, que sus caminos comenzaron a separarse y que la vieja sintonía entre el nacionalismo vasco y el catalán se enfrió. El próximo lunes el lehendakari Iñigo Urkullu y el president de la Generalitat, Carles Puigdemont, volverán a verse. Oficialmente será más una coincidencia en el lugar, el motivo y la hora que una cita buscada por los dos altos mandatarios. Lo harán con motivo del acto de recuerdo de las víctimas del atentado de Hipercor de Barcelona, del que ahora se cumplen 30 años.

Esta mañana, el lehendakari Urkullu ha anunciado que finalmente sí mantendrá una reunión con Puigdemont. Será discreta y tras ella no está previsto que ninguno de los dos comparezca públicamente. Lo ha adelantado en una intervención parlamentaria sobre el proceso catalán y el posicionamiento del Gobierno vasco hecha en el Parlamento Vasco. Una comparecencia en la que ha vuelto a subrayar sus diferencias con el modo de «construir la nación» que se lleva a cabo en Cataluña y la que él aspira a impulsar en Euskadi, una construcción «día a día». Urkullu ha vuelto a referirse a España como un Estado «plurinacional» en el que poder impulsar un «nuevo pacto» entre Euskadi y el resto de España.

La cita servirá para reconducir la distancia y frialdad entre el lehendakari y Puigdemont

El acto organizado por el Ayuntamiento de Barcelona y tras el cual se reunirán en el Palacio de la Generalitat, quiere rendir un recuerdo a las 21 personas que fallecieron y las 45 que resultaron heridas en el brutal atentado que ETA cometió la tarde del 19 de junio de 1987 en el centro comercial. El Consistorio ha justificado la necesidad de resarcir a las víctimas el “déficit” de apoyo por parte de las instituciones. El reconocimiento al que asistirán Urkullu y Puigdemont se celebrará al as 12.00 horas en el parque Can Dragó y consistirá en un acto “austero y breve” en el que se llevará a cabo un acto artístico en recuerdo a las víctimas.

Fuentes del Gobierno vasco habían asegurado días atrás que Urkullu acudiría a Barcelona con el único objetivo de honrar a las víctimas del atentado y que en su agenda no se incluía ninguna cita más, extremo que hoy ha desmentido el propio lehendakari al confirmar la reunión. Acudirá acompañado del Secretario de Paz y Convivencia del Gobierno vasco, Jonan Fernández.

La cita servirá para reconducir la distancia y frialdad entre el lehendakari y Puigdemont que se ha ido acentuando en los últimos meses, en especial tras el acuerdo alcanzado por el PNV y el Gobierno vascodurante el proceso de negociación presupuestaria con el PP. El president llegó a afirmar que “hay quien cobra por ser español y quien paga por serlo”, en referencia a los réditos obtenidos por parte del Ejecutivo de Rajoy para las haciendas vascas en forma de liquidación del Cupo.

Distancia y enfado

Las manifestaciones del líder catalán provocaron un profundo malestar en las filas de Gobierno de Urkullu y el PNV. El propio lehendakari replicó poco después que el modelo del Concierto supone asumir “un riesgo unilateral”. Recordó que “los catalanes tuvieron en su mano el modelo del Concierto durante la Transición pero los partidos catalanes de entonces no lo quisieron”. En su opinión, las palabras del presidente “son piedras que lanza sobre su propio tejado y ahí lo voy a dejar”, aseguró en declaraciones a la radio pública vasca.

Hace casi un mes ambos se vieron con motivo de la final de la Copa del Rey de Fútbol entre el Barcelona y el Alavés. Entonces hubo reunión institucional. Desde el ejecutivo vasco aseguran que desde aquella ocasión «en la que coincidió con él» no han vuelto a hablar.

Urkullu siempre ha mostrado su “respeto” por la vía catalana pero ha asegurado que Euskadi tiene su propio camino

El nuevo encuentro Urkullu-Puigdemont llega además en un momento de máxima tensión por el proceso soberanista abierto en Cataluña y del que el PNV y el Gobierno vasco se han desmarcado de modo reiterado. Urkullu siempre ha mostrado su “respeto” por la vía catalana pero ha asegurado que Euskadi tiene su propio camino. Tanto el PNV como el PSE mantienen un acuerdo de gobierno que establece que cualquier propuesta por un estatus político para Euskadi debe hacerse dentro de la legalidad y sobre un amplio consenso.

Por otro lado, con motivo del 30 aniversario del atentado de Hipercor, el Centro Memorial de Víctimas del Terrorismo y la Asociación Catalana de Víctimas de Organizaciones terroristas han organizado una exposición titulada, “Una mirada a Hipercor, 30 años después del atentado” en la que bajo la presidencia de la vicepresidenta del gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría y el ministro Juan Ignacio Zoido se inaugurará una exposición fotográfica en el Archivo de la Corona de Aragón de Barcelona. La muestra se abrirá al público el lunes 19 a las cinco de la tarde.