El dirigente popular Javier Arenas ha asegurado en la mañana del martes en el juicio del caso Gürtel que el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, mantuvo una reunión con Luis Bárcenas en el 2010 cuando el ex tesorero abandonó su cargo. «Fue una reunión humana y no política», apostilló.

En este encuentro también estuvo la mujer del ex tesorero, Rosalía Iglesias, «una mujer afable» y esa reunión tuvo lugar para despedir «a una persona que había trabajado muchos años en el partido», pero ha negado que se hablará de cuestiones económicas.

A instancias de Bárcenas

Arenas ha manifestado que esta entrevista se celebró a instancias de Bárcenas al que se le ofreció ocupar «una salita» en la sede del partido y pedir un coche si lo necesitaba. En otra reunión, celebrada en Sevilla en el 2012, Bárcenas le manifestó que el procedimiento podía ser nulo y defendió su gestión en la contabilidad del PP.

Además, el dirigente popular, en tono airado, ha afirmado que «jamás, jamás he recibido un solo euro ajeno a mi retribución». No obstante, ha reconocido que en el partido existía un plus de responsabilidad a los dirigentes de la formación que estaban declarados a Hacienda.

También ha negado que tuviera conocimiento de la existencia de una caja B en esta formación porque no conocía ni la contabilidad oficial. Y en tono vehemente añadió: «Nunca pudo entrar en mi cabeza que el PP tuviera fondos en Suiza».

Financiación del PP

Asimismo, ha explicado que el PP se financiaba con «ayudas públicas, las cuotas de militantes y una parte muy pequeña de donaciones». Sin embargo, ha sostenido que el que fuera tesorero Álvaro Lapuerta le repitió varias veces que esos donativos «eran a cambio de nada».

Arenas ha contado que Luis Bárcenas dependía de Lapuerta, que no se sienta en el banquillo por una grave enfermedad, y ha negado que tuviera capacidad para adjudicar en solitario los actos electorales.

«Había que pedir varias ofertas y se adjudicaban al mejor precio y garantía de servicio», explicó. También ha admitido que conoce a Francisco Correa, el jefe de esta trama de corrupción, pero no pudo precisar en dónde.»Debió ser en un acto público o en la sede del partido».

Por su parte, Ángel Acebes, Jaime Mayor Oreja y Rodrigo Rato han negado haber cobrado sobresueldos y conocer la existencia de una caja b. El primero ha admitido que conocía a Correa como «proveedor del partido» en actos electorales.

Mayor Oreja ha asegurado que «nunca jamás» Bárcenas o Lapuerta le solicitaron «nada ni me consta que lo hicieran en otros ministerios». Y Rato ha manifestado que el dinero que cobró en efectivo del partido fue «por compensación de viajes». También que cuando se publicaron los llamados papeles de Bárcenas desmintió que hubiera cobrado sobresueldos.

Con estas declaraciones terminan las comparecencias de los testigos relacionados con el PP hasta el próximo 26 de julio cuando acuda él presidente del Gobierno, Mariano Rajoy.

En la sesión de hoy se han extremado las medidas de seguridad después de que en la sesión del lunes el arrepentido José Luis Peñas fotografiara a Francisco Álvarez Cascos cuando terminó de declarar. Este martes se ha prohibido encender los teléfonos móviles, pero esta medida no ha impedido que una de las letrada retratara a uno de los comparecientes. Al ser preguntada por la policía ha declarado que le habían mandado esta foto a su móvil.