El Gobierno ha aprobado una mejora de la pensión extraordinaria que hasta ahora se pagaba a cerca de 600 víctimas del terrorismo pertenecientes a la Guardia Civil, la Policía y las Fuerzas Armadas. La medida será efectiva que a partir del 1 de enero de 2018 y supondrá para todas ellas ve incrementada su cuantía en casi un 25%. De este modo, se pretende erradicar la ‘brecha’ que desde hace más de dos décadas se ha ido agrandando entre varios colectivos de víctimas pertenecientes a los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado y que en función del periodo en el que fueron víctimas percibían una cuantía más elevada o no de pensión extraordinaria.

La modificación de las categorías del empleado público aprobada en 1995 hizo que la categoría en la que hasta entonces estaban encuadrados las víctimas del terrorismo se suprimiera y que a futuras víctimas se les aplicara la nueva escala de pensiones establecida. La decisión provocó una sustancial diferencia en las cuantías de las pensiones entre las víctimas anteriores a 1996 y las posteriores. Una brecha que había llegado a alcanzar casi un 25% hace ya un lustro y que desde entonces se reclamaba corregir.

Destinará 5 millones hasta 2021 para eliminar la ‘brecha’ creada entre pensiones de víctimas anteriores a 1996 y las posteriores

Ahora el Gobierno, tras la reclamación impulsada por la Asociación Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado Victimas del Terrorismo, ha establecido que a lo largo de los próximos cuatro años se destinará algo más de 5 millones de euros para igualar los importes de las pensiones de las víctimas anteriores a 1996. La discriminación afectaba únicamente a categorías básicas y suboficiales.

Se trata de víctimas en su mayoría de avanzada edad y que ahora verán mejorada de modo notable su pensión. Los importes que percibirán a partir de ahora oscilarán entre los 2.500 y los 3.000 euros mensuales, a razón de 14 pagas.  Será posible gracias a que en los presupuestos generales de 2017 se ha incluido una modificación de la Ley de Clases Pasivas que permitirá una aplicación retroactiva a estas pensiones extraordinarias por actos de terrorismo y que salieron perjudicadas por la reclasificación de personal de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad y Fuerzas Armadas llevada a cabo hace 21 años.

“En este país no sólo ha habido muertos, somos 15.000 heridos

El presidente de la asociación de víctimas que agrupa a miembros de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado, Francisco Zaragoza, se ha felicitado por el acuerdo alcanzado con el Gobierno ya que supone eliminar una diferencia retributiva notable. Recuerda que cientos de víctimas el terrorismo, quienes se jubilaron antes de 1996, continuaban cobrando pensiones de un grupo “el D” que ya no existía: “Se daba la paradoja de que si un guardia civil víctima del terrorismo se jubilaba en 1995 y otro compañero herido en el mismo atentado lo hacía un año después, a partir de 1996, éste cobraría un 25% más de pensión”.

El acuerdo llega después de que esta asociación de víctimas, que agrupa no sólo miembros de la Guardia Civil y la Policía sino también de la Ertzaintza o policías locales, acumulará ya cuatro años reclamando la igualación de las condiciones. Zaragoza señala que pese a que su petición recibió la compresión del Gobierno del PP desde el inicio las reticencias del Ministerio de Hacienda de Cristóbal Montoro frenaron la aprobación de las partidas suficientes para hacerla efectiva. El freno se mantuvo en 2015 y 2016, “y sólo hasta ahora, 2017 ha sido posible y con efecto a partir de enero de 2018”. Lamenta que la medida para muchas de las víctimas llega demasiado tarde, “porque la mayoría son personas muy mayores, muchas ya no podrán disfrutar de este logro”, lamenta.

Entre los beneficiarios de este tipo de pensiones la mayor parte son personas que resultaron heridas y en menor medida “viudas y por orfandad”. Zaragoza defiende la necesidad de hacer justicia también a los heridos durante tantos años de terrorismo. Reconoce que los muertos por la acción de la violencia terrorista son el impacto más grave pero no el único: “En este país parece que sólo hay muertos, que los ha habido, pero también somos decenas de miles los heridos, cerca de 15.000 y en pocas ocasiones se habla de nosotros”.