De los siete fiscales que aspiran a dirigir Anticorrupción, el fiscal de sala de lo contencioso del Tribunal Supremo Pedro Crespo y el teniente fiscal de la secretaría técnica, Alejandro Luzón, son los candidatos que cuentan con más posibilidades, según fuentes jurídicas. La elección se llevará a cabo el próximo 5 de julio por el Consejo Fiscal que preside José Manuel Maza.

En esta ocasión han pedido esta plaza, además de Crespo y Luzón, la fiscal del Tribunal Supremo Mª Ángeles Montes, el ex fiscal del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía Jesús María García Calderón y la teniente fiscal de Anticorrupción, Belén Suárez y los miembros de esta institución Antonio Romeral y Teresa Gálvez.

El Consejo fiscal está integrado por 12 funcionarios. Lo preside Maza y son miembros natos el teniente fiscal del Tribunal Supremo, Luis Navajas, y el fiscal jefe del servicio de inspección, Fausto Cartagena y nueve miembros elegidos entre sus compañeros y que pertenecen a la conservadora Asociación de Fiscales (AF) y la progresista Unión Progresista de Fiscales (UPF).

Los votos

Fuentes fiscales han explicado que los miembros del Consejo han adelantado en conversaciones privadas sus preferencias para ocupar esta plaza que está vacante desde el pasado 1 de junio cuando dimitió Manuel Moix tras saberse que era titular de una sociedad en Panamá.

Estas mismas fuentes han adelantado que Crespo, que pertenece a la UPF, cuenta con el voto de los tres miembros de su asociación a los que podrían sumarse los votos de Navajas y Cartagena, aunque en la anterior votación estos últimos apoyaron la designación de Luzón.

Por su parte, Luzón no está adscrito a ninguna asociación, pero en esta ocasión le apoyan la AF que cuenta con seis votos, aunque alguno puede decantarse por Crespo. Este fiscal fue fundador de la Fiscalía Anticorrupción y cuenta con un gran prestigio en la carrera fiscal porque sus investigaciones acaban en condenas como ha ocurrido en el caso Roldán o más recientemente en el caso de las tarjetas black.

Luzón compitió por esta plaza cuando Moix fue designado al ser el candidato favorito de Maza. Y quedó en segundo lugar al obtener cuatro votos frente a los ocho que logró el dimitido fiscal jefe.

Estas fuentes han adelantado que la elección será muy discutida porque Crespo tiene una “trayectoria impecable”, pero sus detractores le reprochan su afinidad con el ex fiscal general del Estado y actual magistrado del Tribunal Constitucional, Cándido Conde Pumpido.

Además, está casado con la también fiscal progresista Almudena Lastra que fue vocal del Consejo General del Poder Judicial en la etapa de Margarita Robles, actual portavoz parlamentaria del PSOE.

El precedente

Los otros candidatos no tienen posibilidades para alzarse con esta plaza, según las fuentes consultadas, ya que está en juego el futuro del fiscal general del Estado. Estas fuentes han explicado que Maza no puede volver a equivocarse en la elección de este puesto clave en la lucha contra la corrupción.

Por ello, la elección de Luzón parece la más probable, ya que goza de la autoridad suficiente para poner orden en una fiscalía que se rebeló contra Moix por sus decisiones en investigaciones que afectan al PP como el caso Lezo o el 3% que investiga la financiación ilegal de CiU.