El Parlamento andaluz volverá a pagar a los diputados en agosto la dieta para gastos de manutención y alojamiento a pesar de que este mes es prácticamente inhábil y los parlamentarios disfrutarán de vacaciones durante este periodo. El abono de esta indemnización tiene un coste mensual para la Cámara autonómica de unos 144.000 euros.

El régimen económico que regula las retribuciones de los diputados andaluces incluye el abono de una dieta sin justificar para que éstos puedan sufragar los gastos que genera su actividad y “poder cumplir eficaz y dignamente sus funciones”, según detalla el artículo 8.1 del Reglamento de la Cámara. La cuantía depende de la distancia entre la residencia habitual del parlamentario -habitualmente coincidente con la circunscripción por la que concurrió a las elecciones- y la sede de la Cámara, oscilando entre los 200 euros semanales (si el domicilio está a menos de 100 kilómetros) y los 410 (más de 300 kilómetros). El importe es de 500 euros semanales para los miembros de la Mesa -entre los que hay tres miembros que residen en Sevilla (Juan Ignacio Moreno de Acevedo Yagüe, de Podemos; Verónica Pérez, del PSOE, y Patricia del Pozo, del PP)- y los portavoces de los grupos.

A preguntas de El Independiente, un portavoz del Parlamento andaluz confirmó que “no hay acuerdo en contra” y que la indemnización se abonará también en agosto, como viene sucediendo en los últimos años. Se trata de una dieta para atender los gastos de hospedaje y comida que conlleva el trabajo parlamentario y que se abona durante los 12 meses, incluidos aquellos meses -como enero y agosto- en los que la Cámara regional permanece sin actividad.

La dieta, que oscila entre 800 y 2.000 euros al mes, es para cubrir los gastos de alojamiento y manutención

El actual periodo de sesiones acabará la última semana de julio tras la celebración del pleno fijado para los días 26 y 27. Las fuentes consultadas dijeron que, de acuerdo con la planificación actual, la actividad empezará a retomarse a partir del 28 de agosto, cuando está previsto que se reúnan las mesas de dos comisiones para empezar a planificar el trabajo con vistas a septiembre.

El presupuesto del Parlamento de Andalucía para 2017 asciende a 40.191.255 euros, cifra que representa un incremento del 0,53% respecto al ejercicio anterior (39.977.605 euros). Para gastos de viajes y desplazamientos de los diputados hay consignada una partida de 1.735.750 euros, a razón de 144.645 euros al mes.

El grupo de Podemos registró el pasado 22 de junio una propuesta de reforma del Reglamento de la Cámara autonómica que busca acabar con los “privilegios” de los que disfrutan los parlamentarios en forma de indemnizaciones fijas por alojamiento, desplazamiento y cesantía. La formación que lidera Teresa Rodríguez en Andalucía pretende que las cantidades fijas que se abonan en la actualidad sean máximas y tengan que justificarse documentalmente, a diferencia de lo que sucede en la actualidad.

“En una sola semana, un portavoz de este Parlamento recibe en indemnizaciones sin justificar lo mismo que cuatro familias en riesgo de exclusión al mes en ayudas para poder pagar el alquiler (120 euros mes/familia)”, ha denunciado la secretaria general de Podemos-Andalucía.

Sueldo y complementos

Todos los diputados andaluces cuentan con un sueldo base de 3.050,49 euros, cantidad que se incrementa mediante complementos por razón del cargo. Así, el presidente cobra adicionalmente 1.552,74 euros; los vicepresidentes de la Mesa y los portavoces de los grupos parlamentarios, 1.246,62; los secretarios de la Mesa y los portavoces adjuntos, 937,36; los secretarios de los grupos, 654,71; los presidentes y portavoces en las comisiones, 495,99; los vicepresidentes de las comisiones 336,80 y los secretarios de éstas 177,61 euros.

A estas cuantías se suman las ya citadas indemnizaciones por gastos, que oscilan entre los 800 y los 2.000 euros mensuales, lo que eleva a 6.603,23 euros la retribución bruta total que percibe el presidente de la Cámara, el socialista Juan Pablo Durán, y a 6.297,11 la de cada portavoz parlamentario.

Además de no tener que justificarse, el pago de estas dietas para alojamiento y manutención tampoco se publica en el Portal de Transparencia. La Cámara difunde mensualmente las retribuciones que perciben los diputados a través de su web, si bien tan sólo se detalla el sueldo básico, los complementos en función del cargo que desempeña y si percibe trienios, sexenios o quinquenios.

En su propuesta, Podemos también plantea una bajada en la cuantía de la indemnización por kilometraje -fijada en 25 céntimos de euros por kilómetro- para que se equipare a la que cobran los trabajadores de la Junta de Andalucía, así como la asimilación de la actual cesantía que puede solicitar cualquier diputado al dejar su cargo a la indemnización por desempleo que cobra cualquier ciudadano.

Asimismo, la formación propone que aquellos parlamentarios con sentencia judicial firme por delitos contra la Administración Pública o delitos de corrupción en los negocios, ni a quienes hayan sido condenados con sentencia judicial firme por otros delitos con la pena de inhabilitación absoluta o especial para empleo o cargo público, no puedan ser beneficiarios de estas ayudas.