El Gobierno avanza en la redacción de un nuevo real decreto que regulará el reconocimiento como funcionario y miembro honorario de la Policía Nacional. Una de las novedades que incorporará el texto es la desaparición de la distinción ‘comisario honorario’ para las personas ajenas al cuerpo, si bien el ministro del Interior podrá seguir llevando a cabo este tipo de agradecimiento bajo la denominación de ‘Policía Nacional Honorario’.

Así se detalla en el borrador que la dirección de la Policía tratará con los representantes de las organizaciones sindicales en la reunión convocada para este jueves, en la que también se analizará el texto del futuro real decreto por el que se creará el centro universitario de la Policía Nacional. Éste quedará adscrito “a una o varias universidades públicas” e impartirá tanto grados como enseñanza de postgrado (máster y doctorado).

El decreto de 1975 por el que se aprobó el Reglamento Orgánico de la Policía Gubernativa ya regulaba la condición de honorarios tanto para los funcionarios como para aquellos ciudadanos que se hubieran distinguido por la labor realizada en beneficio del cuerpo. Ese decreto fue derogado en 2015 con la entrada en vigor de la Ley Orgánica de Régimen de Personal de la Policía Nacional, que, en su artículo 86.2, prevé la “distinción de miembro honorario de la Policía Nacional podrá otorgarse a aquellas personas que, no habiendo pertenecido al citado Cuerpo, se hubieran distinguido por los merecimientos contraídos en virtud de la labor realizada a favor del mismo”.

El Gobierno rehúye detallar los méritos que reunía el director de ‘La Razón’ para nombrarlo ‘comisario honorario’

El actual equipo de Interior pretende mantener este reconocimiento, pero con algunas modificaciones. El aspecto más llamativo es que la distinción no hará referencia expresa a “categoría profesional alguna”, en contra de lo que ocurría hasta ahora: el reconocimiento era el de ‘comisario honorario’. Ésta fue la consideración que el 7 de enero de 2016 otorgó Jorge Fernández Díaz -entonces ministro del Interior en funciones- a Francisco Marhuenda, director de La Razón, y que no estuvo exenta de polémica. De hecho, el grupo del PSOE llegó a presentar en el Congreso una pregunta al Gobierno el pasado mes de agosto para conocer los “merecimientos” que el periodista catalán reunía para recibir este homenaje. En la respuesta ofrecida el pasado mes de marzo, el Ejecutivo no detalla los méritos y se limitó a señalar que éstos “son tenidos en cuenta por la Junta de Gobierno”.

La concesión de la distinción de miembro honorario de la Policía Nacional a personas ajenas se seguirá llevando a cabo mediante orden del ministro del Interior tras conocer la propuesta del director general de la Policía y una vez “oída” la Junta de Gobierno. El reconocimiento, detalla el texto, se realizará “en acto solemne”, se evitará en todo lo posible que coincida con fechas “de especial conmemoración y relevancia en la Policía Nacional” e irá acompañado de la entrega de un título acreditativo que “no facultará para el ejercicio de la función policial”. Tampoco conllevará ni beneficio económico ni de “otra naturaleza”; tan sólo les permitirá ocupar un “lugar preferente” en las ceremonias oficiales.

La consideración de policía honorario se perderá en caso de que se incurra en una “conducta contraria a los principios y valores” del código ético de la Policía o su comportamiento sea “perjudicial” para el prestigio del cuerpo.”El expediente que se siga al efecto se sustanciará por el mismo procedimiento previsto en este reglamento para su concesión”, añade el borrador.

Licencias de armas

En el caso de los funcionarios honorarios, el reconocimiento será otorgado por el director general de la Policía a los agentes que “se hayan distinguido por una labor meritoria y una trayectoria relevante” y que reúnan los siguientes requisitos: pasar a la jubilación desde la situación de servicio activo, de segunda actividad con destino o servicios especiales; haber prestado “cómo mínimo” 35 años de servicios efectivos; carecer en su expediente personal de anotaciones desfavorables sin cancelar, así como estar en posesión de todas las condecoraciones a la dedicación al servicio policial y haber ingresado en la Orden al Mérito Policial. La distinción se otorgará en la categoría que tuviera en el momento de la jubilación.

En este caso, es el propio interesado el que debe solicitar este reconocimiento formulando su petición ante la división de Personal de la Dirección General, que requerirá a la Junta de Gobierno para que emita el correspondiente informe de valoración de los méritos contraídos por los candidatos. En el momento de plantear su solicitud, el funcionario jubilado podrá interesar que se le otorgue licencia de armas A.