El sindicato de funcionarios CSIF ha hecho público hoy un protocolo de actuación para explicar a los empleados públicos catalanes los riesgos que puede implicar para ellos la convocatoria del referéndum de independencia anunciado por Carles Puigdemont para el 1 de octubre. Las presiones sobre los funcionarios públicos catalanes han hecho crecer la inquietud en este colectivo, tanto entre funcionarios de la Generalitat como de administraciones locales catalanas, lo que ha hecho crecer las consultas a los sindicatos. Pese a no ser el sindicato mayoritario en la función pública catalana, CSIF si ha sido el más combativo a la hora de defender la postura de los trabajadores públicos frente a la convocatoria del referéndum.

El protocolo se ha empezado a difundir con un folleto que será la primera actuación de una campaña de protección y asesoría legal a los empleados públicos. Esta campaña se intensificará el próximo mes de septiembre con charlas en centros de trabajo. Bajo el titular “¿cómo actuar ante una orden ilegal?” informa sobre el protocolo con un modelo de preguntas-respuestas para resolver las dudas que está generando este proceso entre los trabajadores de la Administración.

“¿Cómo actuar ante una orden ilegal?; ¿Cómo identifico una orden manifiestamente ilegal?, ¿qué hago entonces?; ¿y si pese a ello mi jefe insiste en que la cumpla?”, son las cuestiones a las que pretende dar respuesta nuestro sindicato.

La campaña de CSIF se suma al manifiesto hecho público ayer por el Colegio de Secretarios, Interventarios y Tesoreros de la Administración Local en el que recordaba la sujeción de estos funcionarios públicos a la legislación vigente y el marco constitucional. Iniciativas que han llevado hoy a la consellera de Gobernación, Meritxell Borràs, ha tener que responder en el Parlament por la inquietud de los funcionarios.

Borràs ha asegurado que se reunirá con los sindicatos de funcionarios que «lo pidan» y les trasladará que el Govern «no les pondrá en peligro» por el referéndum de independencia que la Generalitat prevé para el 1 de octubre.