El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy ha reivindicado hoy la rebelión cívica que representó el Espíritu de Ermua como la mejor “arma” contra el terrorismo. Ha recordado que la movilización unitaria que se promovió durante aquellos días de julio de 1997 y lo que significaron continúan siendo veinte años después “la mejor demostración de la fuerza de la unidad de los demócratas para hacer frente al terrorismo”.
Durante la Escuela de Verano de la Nuevas Generaciones del PP, dedicadas a Miguel Angel Blanco, el presidente ha señalado que frente a la amenaza de los totalitarismos que aún hoy amenazan la convivencia de muchas democracias, movilizaciones cívicas como las surgidas en Ermua “continúan demostrando que la defensa de la memoria de las víctimas son necesarias contra los totalitarismos.

El valor de las víctimas

Rajoy, durante su intervención en el Palacio Euskalduna de Bilbao, ha advertido de que es precisamente el intento por “desnaturalizar a las víctimas, convertirlas en números, lo que pretenden los terroristas”: ”Nosotros no dejaremos de visibilizar su memoria, ayuda a deslegitimar el terrorismo, ese es el valor de las víctimas.
En relación al final de ETA, ha señalado que la banda debe asumir que su final pasa no solo por su disolución sino también por “pedir perdón y reconocer que nunca tuvo sentido”. Ha defendido el “acervo” que la defensa de la memoria de las víctimas ha logrado implantar España y que se ha convertido en referente en el panorama internacional.
Rajoy ha insistido en que como sucedió con ETA, tampoco el terrorismo yihadista “es invencible”.

Para ello ha apuntado que es imprescindible la cooperación jnternacional en materia de información e inteligencia. Junto a ello ha señalado que se debe promover, como en Ermua, la unidad como la mejpr receta para hacer frente a la amenaza terrorista.

“La batalla del relato”

La Escuela Miguel Angel Blanco también ha contado con la presencia del ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, quien esta tarde participará en una mesa dedicada a la amenaza del terrorismo yihadista.
Previamente ha intervenido la hermana de Miguel Angel Blanco, Mari Mar Blanco, quien ha llamado a la unidad para trabajar por un relato justo de lo sucedido, “las víctimas queremos un relato de vencedores y vencidos”, ha afirmado. Por ello, ha apelado a librar ahora, cuando ETA ya no mata, ”la batalla del relato” para que prevalezca la verdad, “sin equidistancias ni ambigüedades, las víctimas nunca hemos sido parte de un conflicto”. Blanco se ha dirigido a quienes estos días han manifestado discrepancias sobre los actos en recuerdo a Miguel Angel a quienes ha recordado que la unidad de los demócratas es esencial, “la división nos debilita ante el enemigo común, ETA y su entorno”.
Ha afirmado que no se debe permitir que la desaparición de la amenaza de ETA derive en un intento por “blanquear” su historia: ”No podemos permitir que aquellos objetivos por los que provocaron tanto sufrimiento los logren. Ni los han conseguido ni los van a conseguir”