El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, visitará mañana Cataluña para inaugurar el nuevo Parador de Lleida. Se trata de la primera visita de Rajoy a Cataluña tras el anuncio de la convocatoria del referéndum del 1-O y la remodelación del Gobierno catalán para formar un equipo de «duros» con los que afrontar la cita independentista. Pero Rajoy no podrá tratar estas cuestiones con Carles Puigdemont, por lo menos oficialmente, porque éste no acudirá a Lleida.

También la agenda del presidente de la Generalitat contempla a esa hora una inauguración, pero no en Lleida, sino en Sabadell (Barcelona). Carles Puigdemont no acompañará a Rajoy en su incursión catalana y ha encontrado una excusa de peso para no hacerlo: la inauguración de la última estación de la ampliación de los Ferrocarriles de la Generalitat en esta ciudad metropolitana.

Ayer se remitió a la prensa la convocatoria del acto protagonizado por Rajoy, y esta mañana, puntualmente, la Generalitat ha informado de la inauguración en Sabadell. Puigdemont dará el pistoletazo de salida a la nueva estación acompañado por el conseller de Territorio, Josep Rull.

Se trata del nuevo tramo del Metro del Vallès, que mejora la conectividad con el área de Barcelona. Esta actuación culmina una inversión de 430 millones de euros para un tramo de 3,7 km de metro y tres estaciones.

Comité de bienvenida en Lleida

Mariano Rajoy, por su parte, se encontrará en Lleida con un comité de bienvenida integrado por diversas organizaciones independentistas que critican la construcción del nuevo Parador Nacional en el antiguo Convento del Roser, ante el que algunas entidades celebraban la Diada del 11 de Septiembre.

Arran Lleida, CUP, Endevant Ponent y Sindicat d’Estudiants dels Països Catalans figuran en la convocatoria del cartel que circula en redes sociales en el que puede leerse: «Este jueves Mariano Rajoy y Ángel Ros inauguran en el Roser, espacio de memoria histórica y colectiva y símbolo de lucha por las libertades. Un parador (hotel de lujo). ¡Salvemos el Roser. No al parador!».