El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha defendido este jueves la necesidad de imponer el «sentido común» para evitar «caminos que no llevan a ninguna parte» y ha reclamado «empatía» y apertura hacia los otros. Lo ha hecho en el discurso de inauguración del Parador Nacional de Turismo de Lleida, inauguración a la que no ha asistido Carles Puigdemont, presidente de la Generalitat.

En un tono mucho más críptico que el utilizado el pasado sábado en Bilbao, en el acto de homenaje a Miguel Ángel Blanco, Mariano Rajoy no se ha referido de forma directa al conflicto abierto con la Generalitat ni ha mencionado en ningún momento el referéndum de independencia convocado por Puigdemont para el 1-O, pero ha utilizado las bondades del turismo para dejar clara su oposición a este proyecto.

Con el turismo, ha señalado el presidente «aprendimos a modernizarnos, aprendimos lo necesario que es conectar con los demás, lo importante que es conocerlos y lo absurdo de poner balizas». Rajoy ha insistido en «lo mucho y bueno que podemos hacer juntos» y ha pedido «sentido común frente a caminos de la ruptura que no llevan a ninguna parte».

Rajoy ha hecho estas consideraciones mientras la Guardia Civil registraba en Barcelona las sedes del Parlament y la consejería de Justicia de la Generalitat -en el Palau de la Generalitat no han podido entrar- por el Caso 3%, operación a la que no se ha referido ni él ni los participantes en el acto.

Operación Cataluña

El senador de ERC Miquel Angel Estradé ha protagonizado la anécdota de la jornada al entregar al presidente del Gobierno una copia del documental “Las cloacas de Interior” que se ha convertido en eje de la campaña independentista en defensa del referéndum, con el argumento de que España es un estado “de escasa calidad democrática”, lo que justificaría hacer caso omiso a los requerimientos del Tribunal Constitucional.

Por contra el alcalde de Lleida, el socialista Angel Ros, ha agradecido al presidente del Gobierno «apostar fuerte por el turismo de Lleida» con la finalización de las obras de este nuevo Parador, iniciadas durante el mandato de José Montilla al frente del Ministerio de Turismo. Y ha destacado la participación conjunta del Gobierno y la Generalitat en la restauración de Seu Vella para destacar que «los proyectos que funcionan son los de colaboración institucional».

Los socialistas gobiernan La Paeria en coalición con C’s, pero el Ayuntamiento se ha convertido en una isla en el dominio independentista -ERC, PDCat y la CUP- en las instituciones de la provincia, desde la Diputación a los consejos comarcales.