El Ministerio de Hacienda ha dado 24 horas a la interventora general de la Generalitat de Cataluña, Rosa Vidal Planella, para que aclare si se han desviado 6.150 euros a preparar el referéndum del 1 de octubre y le ha recordado que puede tener responsabilidades administrativas o penales si no contesta.

El secretario de Estado de Hacienda, José Enrique Fernández de Moya, ha remitido hoy una carta a la interventora general de la Generalitat de Cataluña, la segunda en menos de una semana, después de la que le envió el pasado martes reclamando explicaciones por el desvío, detectado el pasado 13 de julio.

Así, en esta nueva misiva, a la que ha tenido acceso Efe, Fernández de Moya recuerda el acuerdo del pasado viernes de la Comisión Delegada del Gobierno para Asuntos Económicos, que alertaba de la posibilidad de suspender las partidas a Cataluña del Fondo de Liquidez Autonómica (FLA) si se comprobaba que se estaba desviando dinero a preparar la consulta.

El Consejo de Ministros acordó el viernes supervisar cada semana las cuentas de Cataluña

Un acuerdo mediante el cual se supervisará semanalmente las cuentas de la Generalitat para evitar que se destine dinero al referéndum del 1-0, para lo que la interventora general debe emitir un certificado.

En ese certificado, debe hacer «expresa referencia a la existencia o no de partidas presupuestarias financiadas o no con cargo a los mecanismos de financiación que, directa o indirectamente, pretendan financiar o financien procesos refrendarios, así como las actuaciones llevadas a cabo para impedir el gasto correspondiente a esta finalidad».

También señala la carta que la información recabada se trasladará a las autoridades competentes para dirimir la posible exigencia de la responsabilidad administrativa, contable y/o penal que, en su caso, «pudiera corresponder a los responsables del uso de fondos públicos, cualquiera que fuera su procedencia, por el uso de recursos públicos para financiar actividades relacionadas con la celebración de procedimientos relativos a consultas o referéndums ilegales».

Añade que la «resistencia» o la «negativa» a suministrar la información solicitada será objeto igualmente de traslado a las autoridades competentes, «a los efectos de reclamar las responsabilidades que correspondan».

El Gobierno decidió aumentar su control sobre las cuentas de la Generalitat y verificarlas semanalmente después de detectar un desvío de 6.150 euros, en una de las certificaciones mensuales que hasta ahora estaba obligado a remitir el Govern catalán.

La Generalitat niega un desvío para el refréndum

Fue en una partida, con cargo al programa 132. Organización, gestión y seguimiento de procesos electorales, sobre la que el Ministerio de Hacienda y Función Pública reclamó más explicaciones a la Intervención General de la Generalitat, que no ha contestado.

Sin embargo, la Interventora General de la Generalitat, Rosa Vidal, ha aclarado hoy al Ministerio de Hacienda que el gasto de 6.150 euros que ha llevado al Gobierno a activar el control semanal de los gastos de la Generalitat «no tiene relación con el referéndum» anunciado para el 1 de octubre.

Fuentes del departamento de Economía de la Generalitat han avanzado a Efe que Vidal ha respondido hoy a la solicitud de información del ministerio de Hacienda, que había dado 24 horas a la interventora para que aclarara si se han desviado 6.150 euros para preparar el referéndum del 1 de octubre.

En una carta remitida también hoy, el secretario de Estado de Hacienda, José Enrique Fernández de Moya, exigía explicaciones por esta partida de 6.150 euros y aclaraba que la información recabada «se trasladará a las autoridades competentes a los efectos de la posible exigencia de la responsabilidad administrativa, contable y/o penal que, en su caso, pudiera corresponder a los responsables del uso de fondos públicos».