Los taxistas de Málaga mantienen su huelga indefinida que comenzó el domingo por lo que definen como «intrusismo» de los vehículos de la empresa Cabify. Es lo que han decidido en la asamblea que ha tenido lugar hoy, a la espera de los resultados de la reunión que mañana mantendrán en Sevilla representantes del sector con el consejero andaluz de Fomento y Vivienda, Felipe López.

El presidente de la Asociación Unificada de Autónomos del Taxi de Málaga (Aumat), José Royón, ha comunicado que la asamblea sectorial ha decidido continuar con la huelga «tal y como estamos» y que «dependiendo del resultado» de la reunión con López «puede que cambie la cosa». Así, ha garantizado que los servicios mínimos se continuarán realizando, indicando que se prestarán «servicios para urgencias» y manteniendo los turnos en el aeropuerto de Málaga.

Cuestionado por los periodistas sobre la situación de los 35 vehículos que Cabify había destinado a Málaga para reforzar el servicio durante la Feria, Royón ha afirmado que «tenemos constancia de que posiblemente hoy no haya operando ninguno». No obstante, ha incidido en que esto «no nos sirve» para levantar el paro indefinido.

«Qué hacemos con los compañeros que nos han apoyado desde otras comunidades autónomas y provincias», se ha preguntado, afirmando que en la reunión con el Gobierno andaluz «esperamos traernos algún compromiso el cual no le sirva solamente a los compañeros de Málaga porque sería muy fácil para nosotros». Lo que vamos a intentar es sacar una normativa en condiciones que nos beneficie a todos», ha asegurado.

Asimismo, ha argumentado que «nunca ha habido problemas» con otras operadoras de este tipo en Málaga como Autosol. «Ellos se dedican a un sector del trabajo, la precontratación con agencias, y no hacen nuestro trabajo por la calle», ha sostenido. Así, ha criticado que «la llegada de las nuevas tecnologías» ha dejado «mucha picaresca abierta». «Está muy bien para el usuario y la competencia, vamos avanzando, pero nosotros estamos muy regulados por la Administración, y de estas aplicaciones se escucha que tiene su sede en paraísos fiscales», ha apuntado.

Peticiones a Fomento

Por todo ello, Royón ha expuesto algunas peticiones que llevarán a la reunión con el consejero de Fomento. «Nos gustaría que el ratio fuese 1/30 –un vehículo con licencia VTC por cada 30 licencias de taxi– y no 1/5 como hay en Málaga», y que si se conceden un número determinado de licencias VTC a una empresa, «que las ponga a funcionar todas, con sus seguros, sus chóferes y su seguridad social».

Así, ha indicado que «todavía quedan muchísimas licencias VTC por salir», debido a que desde 2009 «queda un vacío legal por la ley Ómnibus» y aquellas que se conceden «están saliendo por la vía judicial». Del mismo modo, ha señalado que colectivos del taxi de Málaga presentaron una denuncia aceptada por la Fiscalía por «malversación pura y dura», ya que una empresa podría solicitar «200 VTC y las vende, creando sociedades limitadas unipersonales, a razón de 30, 35, 40 o 45 mil euros».

«Lo único que estamos intentando es que la Junta, quien tiene la potestad delegada, haga normativas, actúe, le haga la vida cada vez más difícil y que trabajen bajo los reglamentos nacionales o autonómicos», ha concluido.