El jefe de los Mossos d’Esquadra, Josep Lluis Trapero, ha indicado a última hora de este jueves que el atentado de Barcelona, del que han resultado trece muertos y un centenar de heridos, está «directamente relacionado» con la explosión que se produjo en Alcanar (Tarragona) la madrugada anterior, en la que murieron una persona y otras siete resultaron heridas.

En rueda de prensa, ha asegurado que el atentado en la capital catalana pretendía matar al máximo de personas, y pese a no poder entrar en detalles, ha añadido que algunos elementos de la investigación les llevan a conectar este hecho con lo sucedido en Alcanar. «La información que tenemos nos permiten vincular estos dos sucesos», ha asegurado el máximo responsable de los Mossos d’Esquadra».

El suceso, cuyas causas se desconocen, tuvo lugar a las 23.17 horas del miércoles en una vivienda de la urbanización Montecarlo, que se derrumbó por completo a causa de la deflagración y en cuyo interior se encontraban dos personas: el fallecido -que está pendiente de identificación- y un hombre, rescatado del interior con heridas graves y trasladado al hospital Verge de la Cinta de Tortosa (Tarragona).

En la vivienda de la explosión el fallecido almacenaba al menos nueve bombonas de butano que podrían haber estallado al estar siendo manipuladas. Esta circunstancia podría vincular el episodio accidental con el ataque terrorista que se ha producido pocas horas después.

La explosión también ha alcanzado a las viviendas colindantes por el impacto de cascotes que han salido proyectados y que han herido a seis personas más de carácter leve. Los Bomberos desplazaron nueve dotaciones hasta el lugar de los hechos y han buscado entre los restos de la vivienda a más víctimas, sin éxito. Protección Civil de la Generalitat activó el plan Procicat en fase de prealerta a causa del suceso.

Trapero ha confirmado la detención de dos personas vinculadas al atentado de Barcelona, una «nacida en Melilla» y otra procedente de Marruecos. En este sentido, ha aclarado que el autor del ataque sigue huido. El presunto terrorista salió de la furgoneta tras el atropello y que parecía estar armado ni profirió ninguna consigna yihadista. En la misma rueda de prensa, el consejero de Interior,

El mayor de los Mossos ha confirmado la fuga de una persona de nacionalidad española que conducía una furgoneta blanca en un control a las afueras de Barcelona, arrollando a dos agentes, pero no ha confirmado la relación de este episodio con el atentado de La Rambla.