El hombre hallado muerto a tres kilómetros de un control policial en La Diagonal de Barcelona tras ser agredido con arma blanca por el presunto yihadista del atentado de Las Ramblas es un joven de unos 35 años, con familia en Talavera de la Reina (Toledo), que ha trabajado como cooperante en varios países.

Una prima del fallecido, que reside en Talavera de la Reina, ha explicado a Efe que su primo Pablo era el dueño del vehículo Ford Focus que se saltó un control policial este jueves.

Según los investigadores, el presunto autor del atentado yihadista de Las Ramblas podría ser quien robó este coche y en su huida se saltó el control policial de la Diagonal y mató con un arma blanca a su conductor.

No obstante, el major de los Mossos d’Esquadra, Josep Lluís Trapero, ha asegurado que «no hay ningún aspecto que vincule este incidente con todos los demás. Ni con la explosión de Alcanar ni con los incidentes de Barcelona y Cambrils».

El responsable de los Mossos ha afirmado que «estamos trabajando de manera paralela, pero no podemos decir que haya vinculación y el relato de los hechos lo dejamos al margen».

El cadáver fue encontrado a tres kilómetros del control policial, según han explicado a los familiares las fuerzas de seguridad que han llamado para avisar de lo sucedido.

El fallecido vivía en Vilafranca del Penedés y trabajaba en Barcelona, según la prima, quien le ha definido como un joven solidario que había trabajado como cooperante en varios países, entre ellos Haití.

El padre de este hombre es natural de Navalmoral de la Mata (Cáceres) y su madre es de Burgos, pero la familia lleva décadas afincada en Vilafranca del Penedés y, de hecho, tanto el fallecido como su hermano habían nacido allí.

Una tía del joven agredido mortalmente -hermana de su padre- y una prima residen en Talavera de la Reina.