El ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, ha anunciado que tras un análisis detallado de los hechos tras los atentados de Barcelona y Cambrils, los expertos de la Mesa Antiterrorista han decidido por unanimidad mantener el nivel de alerta en 4 sobre 5, reforzando la seguridad en «zonas sensibles e infraestructuras sensibles».

El ministro ha explicado que no se dan las condiciones para elevar el nivel de alerta al máximo -5-, que lo que implica es un riesgo inminente de atentado. «Esta situación no se da». No obstante, continúa: «Sabemos que el riesgo cero no existe». Zoido ha insistido en que se reforzará la seguridad con la intensificación de las medidas en lugares o eventos de afluencia masiva, con «especial énfasis» tanto en las zonas turísticas como en aquellas en las que se pudieran producir aglomeraciones.

El nivel de «Alerta 5» implica un riesgo de atentado inminente y «esa circunstancia no se da»

Zoido ha insistido en la gran colaboración entre todos los cuerpos y destacado también la colaboración de la ciudadanía. «Se han recibido más de 250 la llamadas avisando de posibles focos de radicalización. Han sido investigadas y han coincidido con algunas de las personas que ya estaban siendo sometidas a un seguimiento».

Juan Ignacio Zoido ha presidido la reunión extraordinaria de la mesa y después se ha trasladado al Palacio de la Moncloa para informar al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, de esta decisión. Ya había muchos indicios para pensar que España no estrenaría el máximo nivel de alerta, introducido en el Plan de Prevención y Protección Antiterrorista que se aprobó el 9 de marzo de 2005 (un año después de los atentados del 11-M). España se encuentra en «Alerta 4» desde el 16 de julio de 2015.