Los Mossos d’Esquadra han desalojado parte de la calle Pelayo, colindante con la céntrica Plaza Cataluña, a consecuencia del aviso de una mochila sospechosa presente en un autobús turístico. Los propios agentes han informado después de que el incidente se trataba de una falsa alarma.

Un ciudadano ha avisado de esta circunstancia a los agentes de la policía autonómica, que han procedido al precinto del espacio para realizar las comprobaciones necesarias. Los Tedax se encuentran en el lugar para valorar si la amenaza es real o una falsa alarma.

El mayor de los Mossos, Josep Lluís Trapero, ha sido preguntado por esta circunstancia en la rueda de prensa que ofrece en estos momentos, y ha rebajado la situación asegurando que esta clase de avisos se reciben “a menudo”, especialmente los días posteriores a un atentado como los sucedidos el pasado jueves en Barcelona y Cambrils.