El departamento de Trabajo, Asuntos Sociales y Familias de la Generalitat, dependiente de la Dirección General de Atención a la Infancia y la Adolescencia, ha enviado una carta a la Casa Real en la que exige que esta institución deje de publicar las imágenes de las visitas de los Reyes a las víctimas menores de edad de los atentados de Barcelona y Cambrils.

“El departamento recuerda que la publicación y difusión de este tipo de imágenes supone una injerencia en el derecho al honor, a la intimidad y a la propia imagen de las víctimas menores de edad”, explica la Generalitat en una nota de prensa hecha pública este miércoles.

Fuentes de la Casa Real aseguran a El Independiente que “nunca” se publican ese tipo de fotos “sin el permiso de las familias”, y mantiene que en este caso el protocolo ha sido el mismo: “Lo hemos hecho con conocimiento del hospital en todo momento”.

El gobierno catalán argumenta en su escrito a la Casa Real que “la utilización de imágenes de niños que han vivido experiencias traumáticas está expresamente prohibido por la legislación de protección de la infancia y la adolescencia”, aunque no hace referencia en ningún momento al permiso obtenido por Casa Real.

La Generalitat, en su carta, no se refiere a las imágenes de los heridos en Las Ramblas, por las que ya presentó una denuncia ante la Fiscalía de Menores, sino a las de la visita de Felipe VI y la reina Letizia a los hospitales en los que se recuperan las víctimas de los ataques de la pasada semana.