La presidenta de la Comisión de Garantías de Podemos, Olga Jiménez, ha sido ha suspendida de su cargo al frente de este órgano, que instruye un expediente contra ella por entender que se ha «excedido» en sus funciones. Fuentes de Podemos han confirmado la suspensión de Jiménez y han asegurado que los cargos de dirección del partido «tienen que dejar trabajar a los órganos con seriedad y sin interferencias». Las mismas fuentes han asegurado que todas las decisiones se han tomado conforme a los reglamentos del partido.

Este conflicto interno en Podemos comenzó hace unos días, cuando la Comisión de Garantías propuso la nulidad de los nuevos estatutos del partido, que establecen un régimen disciplinario e incluso sanciones para quien filtre información interna, por no figurar en los documentos que se aprobaron en Vistalegre II.

A raíz de esa resolución, tres miembros del comité, Argiro Giraldo, María del Rosario Rodero e Isabel Serrano, discreparon y denunciaron a Olga Jiménez por «excederse en sus funciones». Fuentes de la dirección de Podemos han asegurado que el procedimiento lo sigue el propio Comité, que actúa con independencia y sin que esté interviniendo, insisten, la cúpula del partido de Pablo Iglesias.

La resolución del Comité que pedía la nulidad de los estatutos rechazaba entre otras cosas la nueva composición de este órgano propuesta por la dirección, que contemplaba pasar de cinco miembros titulares y cinco suplentes a diez miembros cuyo voto valga lo mismo.

También cuestionaba, por no estar recogida en los documentos de Vistalegre II, el nuevo régimen disciplinario previsto por los estatutos, que prevén, en caso de difusión de «noticias falsas», inhabilitaciones para el desempeño de cargos en el partido o de representación pública por un periodo de entre seis meses y dos años.

Hace una semana, las federaciones de Podemos de Madrid, Cataluña, Comunidad Valenciana, Navarra y La Rioja se rebelaron contra la dirección y se sumaron a la petición de Jiménez y parte del comité para anular los nuevos estatutos. A título personal, otros 45 dirigentes autonómicos y locales, pertenecientes a los distintos comités de garantías del partido, se sumaron a las quejas de las cinco federaciones citadas y se han adherido al contenido «íntegro» del comunicado de Olga Jiménez, ahora suspendida.

En los pasillos del Congreso, la portavoz de Unidos Podemos, Irene Montero, no ha querido entrar a valorar esta suspensión y se ha limitado a señalar que la Comisión de Garantías es un órgano independiente que «vela» por el cumplimiento de las decisiones orgánicas que Podemos tomó en Vistalegre II.

Montero también ha subrayado que todo se está haciendo «conforme a las decisiones colectivas». «Creo que eso es lo importante. Lo que nos toca a los responsables políticos es respetar a los órganos que tienen que hacer su trabajo de forma independiente», ha subrayado la portavoz.