El independentismo ha abierto ya el fuego propagandístico para el referéndum del 1 de octubre -estaba claro que las suspensiones del Tribunal Constitucional no frenarían la campaña- y la CUP no podía ser menos. La coalición antisistema ha lanzado su campaña: Ahora empieza el #MAMBO reza el spot que han empezado a circular en redes sociales para escenificar el fin del «procesismo» y la parada final hacia la nueva patria. La coalición antisistema lanza su campaña para el 1-O, una parodia sobre el proceso con aires de La vida de Brian en la que llaman a participar en el referéndum de independencia bajo el lema «Sí quiere decir tomar partido».

En un vídeo plagado de referencias irónicas al «procesismo» de Convèrgencia y a su primera campaña electoral, la de las autonómicas de 2015, los antisistema aparecen empujando la misma camioneta que en 2015 debía llevarles a la independencia. «La furgoneta es el procés» y «el motor es el pueblo» comentan los dos primeros líderes parlamentarios de la CUP, Quim Arrufat y David Fernández, superados después por la actual diputada Gabriela Serra en las tareas de empujar el vehículo hasta un barranco para despeñarla.

Se acabó el «procesismo» -esa forma de hacer política instalados en la eterna promesa de la independencia con la que los antisistema han identificado a CiU- señala el vídeo, en el que también hay referencias a la Ítaca prometida por Artur Mas o a las acciones judiciales del Gobierno, con el regidor de Vic Joan Coma rompiendo unos huevos mientras empiezan a sonar las notas del mambo.

Al día siguiente de la aprobación de la Ley de Transitoriedad -fueron los dirigentes de la CUP los que presionaron para que la ley se votara en el pleno de esta semana, juntamente con la Ley del Referéndum- los antisistema abren así la última fase de su programa hacia la independencia.