Agentes de los Mossos d’Esquadra han acordonado durante la tarde de este martes los alrededores del templo de la Sagrada Familia de Barcelona, en el marco de un operativo antiterrorista que finalmente ha sido clasificada como falsa alarma. Los agentes de los Mossos han localizado una furgoneta sospechosa y, según han informado a través de Twitter, están realizando “comprobaciones”. En la escena han comparecido tanto los Tedax del cuerpo como dotaciones de Bomberos.

La Policía de la Generalitat ha actuado según sus propios protocolos tras hallar una furgoneta sospechosa. El operativo se desplegaba después de que el Centro de Inteligencia contra el Terrorismo y el Crimen Organizado (CITCO) les facilitara una información sobre un eventual atentado yihadista que se estaría preparando en España o Francia recibida de servicios de Inteligencia amigos de España pero que, según las fuentes antiterroristas consultadas por este periódico, no incluían ninguna referencia a Barcelona.

Las calles acordonadas fueron Provença, Roselló y Sardenya. También se desalojó a los viajeros que se encontraban en el metro en las estaciones de las líneas 2 y 5, y los trenes pasan por la estación de Sagrada Familia sin realizar parada. El monumento fue desalojado, así como diversos locales comerciales de los alrededores.

Durante el día se han producido numerosos atascos en los accesos a Barcelona, donde la policía autonómica ha establecido un dispositivo antiterrorista que ha provocado colas de hasta 20 kilómetros en algunos casos. Desde el cuerpo se insiste en que no se han debido a ninguna amenaza concreta, pero que el nivel 4 de alerta vigente tanto en Cataluña como en el resto del Estado es indicativo de un riesgo cierto de atentado.