Carles Puigdemont sabe que el mejor aglutinador de independentistas, soberanistas y partidos de izquierda es la oposición al Gobierno de Mariano Rajoy, y hoy ha vuelto a echar mano de ese aglutinador a 24 horas del teórico inicio de la campaña electoral del referéndum para advertir a los catalanes de que “Todo el mundo sabe que la abstención y el No refuerzan a Rajoy”.

En una entrevista emitida por TV3 en horario de máxima audiencia Puigdemont ha insistido en que se celebrará el referéndum y ha asegurado que su gobierno ha previsto todos los escenarios para sortear las dificultades que le ponga el Estado. A modo de ejemplo, los 26 minutos que ha tardado la Generalitat en reabrir la página web del referéndum desde una IP internacional.

Puigdemont ha acusado al Gobierno del PP de haber “abandonado” a los catalanes no independentistas y le ha recriminado la falta de un proyecto para Cataluña dentro de España. “Será complicado para los que se han negado a hacer política evitar el referéndum. El 2 de octubre los actores políticos del gobierno español quedaran inhabilitados para gestionar lo que venga, sea una nueva etapa autonómica o proceso de independencia, porque incluso si gana el No será un No soberano”.

En este contexto, ha advertido a los catalanes que no comulgan con el proyecto independentista contra la abstención que promueven los partidos constitucionalistas. “El No no se defiende desde el sofá, hay que ir a votar porque es allí, donde tomaremos las decisiones.

La Fiscalía contra los alcaldes

Respecto a las actuaciones de la Fiscalía, el presidente catalán ha recordado que  el 75% de los alcaldes han respondido a su requerimiento para que participen en la organización del referéndum, por lo que ahora se ven expuestos a la investigación abierta por la Fiscalía.

“Es una barbaridad, en qué lugar del mundo occidental alguien puede pensar que deteniendo al 75% de los alcaldes está contribuyendo a solucionar el problema. Es una causa general” contra el soberanismo ha concluido.

Puigdemont se ha referido también a la prohibición de un acto de promoción del referéndum en Madrid, que ha presentado como una buena noticia para los independentistas. “En vez de dificultar lo que hacemos nos ayuda a explicarlo. Ahora nos cuesta menos que entiendan en Madrid que el tema va de democracia, que el problema no es independencia sino si tenemos derecho a abrir un debate”.

El presidente catalán se ha mostrado convencido de que llegarán a un acuerdo con el Ayuntamiento de Barcelona para que se pueda votar en la capital catalana y ha reconocido que la responsabilidad es del Gobierno autonómico. “Quien convoca el referéndum es la Generalitat” ha señalado para rebajar la presión a la que han sometido a Colau y al resto de los alcaldes que se resisten a colaborar.