Todas las alarmas se han activado durante la madrugada del jueves al viernes en Japón, después de que Corea del Norte lanzase un nuevo misil balístico que ha sobrevolado durante minutos el país nipón.

El artefacto ha sido lanzado desde una base aérea al este del aeropuerto de Pyongyang, a las 6:59 hora local. Siete minutos después ha sobrevolado la isla japonesa de Hokkaido y, según las autoridades de este país, ha impactado en el océano Pacífico a las 7:16 tras 17 minutos de vuelo. Las primeras estimaciones apuntan a que habría recorrido unos 3.700 kilómetros, en total, alcanzando una altitud de unos 770 kilómetros en su punto máximo.

El rango del lanzamiento habría sido suficiente como para alcanzar la isla norteamericana de Guam

Cabe destacar que este rango de kilometraje habría sido suficiente como para atacar la isla norteamericana de Guam, situada a 3.390 kilómetros de distancia de la capital de Corea del Norte. Fue precisamente una amenaza directa de Kim Jong-un contra esta isla la que desató la vorágine belicista en la que se encuentra inmersa la región desde principios del mes de agosto. Sin embargo, la principal duda sobre el sistema balístico norcoreano no es su alcance, que se ha demostrado bastante mayor que los 3.700 kilómetros alcanzados esta madrugada, sino la precisión en su guiado.

Sirenas, notificaciones y orden de buscar refugio

Tras detectar el lanzamiento del artefacto, las autoridades japonesas han emitido alertas de emergencia en las que urgían a la población a buscar refugio inmediatamente. Se han activado sirenas y sistemas de megafonía y las compañías de telefonía móvil han desplegado notificaciones de alarma en los smartphones de sus clientes.

Las televisiones del país han interrumpido su programación y han hecho público un llamamiento a que los ciudadanos no tocasen “objetos sin identificar”, ante el riesgo de que partes del misil pudieran caer en tierra.

No obstante, el gobierno japonés no ha activado sus sistemas antimisiles, y ha permitido el sobrevuelo del artefacto sin efectuar maniobras de contención.

Japón no ha activado su escudo antimisiles: hacerlo podría dar a Corea información valiosa

En este sentido, es necesario aclarar el valor estratégico de la ocultación de este tipo de contramedidas. Ante el estudio de la trayectoria y la sospecha de que el misil sobrevolaría Japón sin impactar sobre tierra, las autoridades japonesas pueden elegir no utilizar sus escudos antimisiles, como así han hecho. Tomando esta decisión, el país nipón priva a Corea del Norte de información decisiva sobre tiempos de respuesta y, especialmente, efectividad.

‘Japón debería ser hundida en el mar’

Japón ha convocado una reunión urgente para valorar el acontecimiento, el segundo en apenas unas semanas. El 29 de agosto, el régimen de Kim Jong-un ya lanzó un artefacto que siguió un recorrido similar y puso en alerta a la región. Días después, Corea del Norte llevó a cabo su sexto test con armas nucleares, detonando bajo tierra una bomba de hidrógeno de unos 100 kilotones de potencia.

En las últimas horas, Pyongyang había recrudecido al máximo sus amenazas contra Japón. Este mismo jueves, el portavoz del Comité Norcoreano para la Paz de Asia-Pacífico emitió un comunicado en el que aseguraba que era necesario “asestar un golpe” sobre el pueblo japonés, al que acusaba de “no haber entrado en razón” ni tras el lanzamiento del primer misil, el pasado 29 de agosto.

En el escrito, de tono extremadamente duro, Corea del Norte admitía sin tapujos que las islas japonesas “deberían ser hundidas en el mar por la bomba nuclear juche”, en referencia a la ideología que marca los designios de la tiránica dictadura asiática.