Política REFERÉNDUM 1-O

El empresariado independentista se repliega

El presidente del Círculo de Empresarios, Javier Vega de Seoane, durante la presentación de una declaración institucional sobre la situación en Cataluña.

El presidente del Círculo de Empresarios, Javier Vega de Seoane, durante la presentación de una declaración institucional sobre la situación en Cataluña. EFE

Uno de los efectos colaterales del proceso independentista catalán ha sido el silencio atronador que el mundo económico ha guardado durante los últimos años. Sólo unos pocos se han atrevido a manifestarse a favor o en contra del proceso independentista abierto por Artur Mas hace cinco años. Y en muchos casos el «factor mercado» ha ayudado a dar el paso a quienes lo han hecho. José Luis Bonet (Freixenet), y José Manuel Lara Bosch (Planeta) -hasta el momento de su muerte- han sido los más destacados detractores del proyecto secesionista. Víctor Grifols (Grupo Grifols), Ferrán Rodés (Havas Media) y la familia Carulla (Agrolimen) han sido los más destacados defensores públicos del proceso independentista, aunque había otros nombres como Ricard Aubert (Simon) o Josep Mateu (RACC), por poner sólo algunos ejemplos, que han abanderado el proyecto en los círculos restringidos del gran empresariado catalán. Hasta ahora.

En las últimas semanas, la deriva emprendida por el Gobierno de Carles Puigdemont parece haber alejado incluso a sus más fieles valedores, especialmente desde que presentó la Ley del Referéndum que la Comisión Jurídica de Fomento del Trabajo calificó de golpe de estado. Una alarma que no ha hecho más que crecer con el espectáculo de la semana pasada en el Parlament, cuando la mayoría independentista se impuso por encima del reglamento de la Cámara y sus letrados para aprobar las dos leyes de ruptura.

Batalla en el Círculo

El movimiento más sintomático, y también el menos conocido, ha sido el intento independentista de hacerse con la presidencia del Círculo de Economía que actualmente ostenta Juan José Bruguera. Esta entidad, la más transversal de las tres grandes sedes del poder económico catalán -Fomento del Trabajo, la Cámara de Barcelona y el Círculo- reclamó en junio a Carles Puigdemont que respetara la legalidad y aceptara la invitación del Gobierno para acudir a explicar su propuesta de referéndum al Congreso. Lo hizo en su reunión anual en Sitges, en la que el presidente catalán sufrió en sus carnes la frialdad del empresariado catalán cuando tras su discurso sólo tuvo una pregunta del público, y fue para reclamarle que se ajustara a la legalidad vigente.

Es en este contexto en el que en los últimos meses ha habido movimientos para relevar a Bruguera, impulsado por Tatxo Benet, socio de Jaume Roures en Mediapro, para imponer en el Círculo un discurso más proclive al Govern. Puigdemont sólo cuenta con el apoyo incondicional de la patronal vallesana Pimec, aunque hasta ahora ha sabido aprovechar los silencios del empresariado. Pero esa maniobra se quedó en agua de borrajas cuando los Carulla se apearon del barco, aseguran fuentes conocedoras del proyecto. Artur Carulla abandonó la vicepresidencia del Círculo con la renovación de la junta de hace un año -algunos dicen que por la puerta de atrás, sin dejar un «heredero» en la junta de Bruguera- después de haber frenado un documento crítico de la entidad con la gestión de Artur Mas en los inicios del proceso secesionista.

Victor Grífols se convirtió en el empresario referencia del nacionalismo en 2014, pero su relación con el Govern se ha roto en los últimos meses

El primero en «caerse» del proyecto independentista, sin embargo, fue Víctor Grífols. «Sé que está pasando por una situación difícil, pero tiene determinación, así que vaya hacia delante y no se arrugue». Así arengaba el entonces presidente de la farmacéutica y número uno mundial en hemoderivados al presidente de la Generalitat Artur Mas en los meses previos al 9N. En aquel lejano 2014 Grífols -cuyo mercado es mundial y no arriesgaba nada, económicamente hablando, con sus declaraciones- se convirtió en el empresario de referencia del nacionalismo.

Pero el dinero no entiende de ideologías, tras las arengas y pese a recibir la Creu Sant Jordi de manos del president Puigdemont, Grífols trasladó hace dos años su centro de operaciones financieras a Irlanda para evitar la elevada fiscalidad que sufría en Barcelona. La concesión de la más alta distinción del Govern le costó a Puigdemont una crisis con la CUP, que llevó al Parlament las críticas por premiar a un empresario que opera en 13 paraísos fiscales según Intermón Oxfam. La muestra definitiva de la ruptura entre la familia Grífols y el Govern fue la exclusión de la primera farmacéutica catalana del Comité de Apoyo de la candidatura de Barcelona a la Agencia Europea del Medicamento. Un comité en el que sí se sientan representantes de las farmacéuticas Almirall o Esteve.

Crisis en el Ara

Aunque la auténtica crisis ha llegado con lo que el independentismo ha vivido como una traición de sus valedores económicos, los Rodés y los Carulla, a raíz de la crisis abierta por la negativa de la empresa editora a aceptar la campaña publicitaria del referéndum, lanzada por la Generalitat. El primer aviso lo dio la negativa de las grandes centrales de medios, entre ellas Havas Media, propiedad de los Rodés. Pero la hecatombe se produjo cuando el pasado viernes la empresa editora de Ara anunció su negativa a aceptar esta publicidad.

De nada han servido las quejas de lectores y trabajadores, que el miércoles publicaron en la página editorial del periódico su disconformidad con la decisión. El riesgo derivado de publicar una campaña afectada por una investigación de la Fiscalía por los delitos de malversación de caudales públicos y prevaricación ha pesado más que las convicciones independentistas de sus dueños.

Una propiedad en la que Rodés amplió sustancialmente su participación en junio de 2016, cuando asumió la presidencia del consejo de administración y las acciones de Grup Cultura 03, para realizar a continuación una ampliación de capital, apoyada por los Carulla, que reforzó aun más el papel de las dos familias en la empresa.

Las entidades guardan silencio

Mención aparte merece la postura de entidades económicas que han intentado mantenerse al margen de la crisis política e institucional que vive Cataluña. Con dos excepciones. Foment del Treball rompió su silencio este verano con el citado informe de su Comisión Jurídica, y el presidente del Círculo de Economía, Juan José Bruguera, se desgañitó en el último encuentro de la entidad en Sitges pidiendo diálogo a Gobierno y Generalitat.

«¡Cuesta mucho ser independiente en el país de la independencia!», lamenta un responsable de una de esas entidades que intenta explicar con este lamento el ostentoso silencio del empresariado catalán ante el proceso independentista. No es sólo que en sus juntas directivas convivan sensibilidades muy distintas. Tampoco quieren comprometer a sus respectivas empresas con opiniones que pueden afectar directamente a sus resultados en el mercado catalán o el conjunto del español, según el caso.

Pese a estas reticencias, la reunión de la directiva de Fomento del Trabajo del próximo lunes difícilmente se sustraerá a la crisis política catalana. Esta entidad es la única que ha mostrado su voluntad de hacer un posicionamiento público sobre el referéndum antes del 1-O e intenta obtener el apoyo del Círculo y la Cámara para que se trate de un documento conjunto en favor del respeto a la ley. Pero en el Círculo y la Cámara parece primar de momento la opción de guardar silencio hasta después del referéndum independentista.

Comentar ()