Tenemos un “laboratorio de ideas” trabajando en planes de contingencia para sortear cada acción del Estado destinada a frenar la celebración del referéndum de independencia del 1 de octubre, aseguró el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, al director de TV3, Vincenç Sanchís, en la entrevista posterior a la convocatoria del referéndum independentista. Uno de esos planes de contingencia se centra en las urnas que el Gobierno catalán utilizará dentro de dos semanas para celebrar el referéndum, el elemento más buscado por las fuerzas policiales en las últimas semanas, junto a las papeletas electorales. Y Carles Puigdemont alardea en ciertos ámbitos de disponer no de 6.000 urnas, como se había dicho, sino de 18.000 para sortear las probables incautaciones de las fuerzas de seguridad.

El presidente de la Generalitat ha asegurado en círculos privados que la Generalitat ha almacenado unas 18.000 urnas, el triple de las que oficialmente requiere la celebración del referéndum, según los cálculos hechos públicos por el propio Govern. Según fuentes que participaron en el encuentro, el propio Puigdemont se habría jactado de haber almacenado esa cantidad de urnas en alguna localidad próxima a la frontera francesa para sortear la incautación de urnas que la Generalitat. El objetivo es que éstas empiecen a distribuirse por el territorio en las horas previas a la consulta del 1-O.

Cierre de la web

Se trata a grandes rasgos del procedimiento seguido por la Generalitat con el cierre por parte de la Guardia Civil de la web de participación del referéndum; una página que la administración autonómica tardó apenas unos minutos en replicar con una nueva dirección IP fuera de nuestras fronteras. Carles Puigdemont fue el primero en anunciar desde su cuenta personal de Twitter. Lo mismo ha sucedido en las últimas horas respecto a la orden a las operadoras de telefonía para que impidan el acceso a la web del referéndum. La cuenta de Puigdemont se ha convertido en la mejor propagandista de las vías para desobedecer al Tribunal Constitucional.

Llamamientos a la participación

Paralelamente, el bloque independentista intensifica la campaña de movilización para intentar conseguir una elevada participación en la consulta, puesto que ese será a la postre el barómetro del éxito o el fracaso del 1-O. Además de las campañas “oficiales” de los partidos independentistas -que el líder de ERC, Oriol Junqueras, abrió apelando a los partidarios de la independencia a convencer a los “catalanes del No” para que vayan a votar- se reproducen las campañas vía redes sociales, como la elaborada por Tudecides.cat utilizando declaraciones de Mariano Rajoy, Soraya Sáenz de Santamaría, Pedro Sánchez y Albert Rivera a favor de la participación.

O como el último whatsapp que recorre Cataluña con las consignas para el 1-O: ir a votar pronto y de forma masiva con dos objetivos. Convencer a los no independentistas de que si no participan se proclamará la secesión sin su voto, y facilitar a la policía autonómica el argumento para no intervenir en los colegios electorales. “Las horas importantes son de 8 a 10. Conviene que la participación sea alta en los primeros muestreos para que los del no se sientan interpelados”, reza el mensaje que recorre estos días los móviles de muchos catalanes.

“Conviene que los que no sean voluntarios se queden de guardia en los colegios” añade el texto. “Tiene que haber gente por si vienen cuatro fachas o la policía”. El remitente asegura haber hablado con los Mossos, que habrían afirmado desear encontrarse los colegios electorales llenos de gente “para que no puedan entrar ni hacer nada para evitar” el referéndum. “Me han dicho que si es así, ellos no utilizarán la fuerza”, añade el mensaje, que concluye con la advertencia de que no deben imprimirse las papeletas -“serían nulas”- y aconseja “no tener miedo”. “Serenidad y cabeza fría. Pásalo”.