El Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación ha declarado “persona non grata” al embajador de Corea del Norte a quien se ha comunicado que “deberá cesar en sus funciones y abandonar el país antes del 30 de septiembre”. Exteriores ha convocado al embajador esta tarde para reiterarle el rechazo de España a los ensayos nucleares y balísticos del régimen de Pyongyang y trasladarle la decisión de expulsarle del país.

El ministro de Exteriores, Alfonso Dastis, quien asiste en Nueva York a la Asamblea General de la ONU, ha asegurado que el Gobierno ha llegado a la conclusión de que “era necesario tomar este paso porque esos programas son una seria amenaza para la paz y la seguridad internacional”. España ha condenado las sucesivas pruebas nucleares y lanzamientos de misiles balísticos “realizados en violación de las resoluciones relevantes del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas”, afirma un comunicado de Exteriores.

Los programas nuclear y balístico de la RPDC socavan el régimen de no proliferación nuclear”

“Los programas nuclear y balístico de la RPDC socavan el régimen de no proliferación nuclear y generan una grave amenaza para la paz en la región y para la seguridad global”, añade. A finales de agosto, el Gobierno convocó al embajador coreano para comunicarle la decisión de reducir de tres a dos el número del personal diplomático de dicha representación en Madrid, en respuesta al programa nuclear y balístico del régimen de Kim Jong-un.

Unos días después, el propio ministro condenó la “irresponsable actitud” de Corea del Norte y aseguró que España se planteaba rebajar aún más la presencia diplomática norcoreana, una decisión en línea con el resto de la Unión Europea.