Los primeros alcaldes afines al referéndum han comenzado a desfilar ante el juez en la mañana de este martes, tras la citación de la Fiscalía. El primero en comparecer en las dependencias del Ministerio Público del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) ha sido el primer edil de Mollerussa, Marc Solsona, que se ha acogido a su derecho a no declarar.

Solsona ha denunciado tras abandonar la Fiscalía Superior de Cataluña que no se le ha permitido hacer constar los motivos de su negativa a declarar ante el fiscal, Pérez de Gregorio. Una negativa que ha justificado porque “el fiscal se extralimita en sus competencias” al citar a los alcaldes “porque hay una causa abierta” sobre la convocatoria del 1-O.

“El hecho de que me cite directamente el fiscal y no el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña supone una vulneración del derecho a un juicio justo, y mi derecho a participar en cualquier manifestación política”, ha añadido el alcalde de Mollerusa, un argumento que se ha convertido en consigna entre los alcaldes nacionalistas que hoy han empezado las comparecencias ante Fiscalía. Los regidores de la CUP ya anunciaron al hacerse pública la citación de Fiscalía que no acudirían a declarar.

“Tengo respeto a la ley, pero si vengo, lo mínimo es que pueda quedar constancia de por qué me niego a declarar ante la Fiscalía, todos sabemos que es un órgano politizado” ha concluido Solsona, quien ha asegurado que “tenemos derecho a no reconocer a la Fiscalía”.

Solsona ha sido el primer alcalde aforado que comparece por el referéndum del 1-0, aunque en Lleida ya han pasado por los tribunales los alcaldes de Oliana y Pont de Suert, que han decidido también mantener silencio.

También tendrán que presentarse ante los magistrados, en calidad de investigados, los ediles de Seo de Urgell, Albert Batalla, de Valls, Albert Batet, o de Villanova i la Geltrú, Neus Lloveras. Por su parte, el alcalde de Tortosa, Ferrán Bel, tendrá que comparecer ante la Fiscalía del Tribunal Supremo dada su condición de diputado nacional.

Solsona ha llegado a la Fiscalía de Cataluña acompañado por la coordinadora general del PDCat, Marta Pascal, y por el presidente del grupo parlamentario de Junts pel Si, Lluis Corominas, además de por otros diputados del Parlament.

A las puertas del TSJC ha llegado también la presidenta del Parlament, Carme Forcadell, y su vicepresidente, Lluis Guinó, así como Anna Simo y Joan Josep Nuet, miembros de la Mesa del Parlament y pertenecientes a ERC y Cataluña si que es Pot respectivamente.

“Las querellas no van a frenar la voluntad de los alcaldes ni la voluntad de los catalanes que quieren votar”, ha afirmado Forcadell a las puertas de la Fiscalía, donde un grupo de personas ha recibido entre vítores y aplausos a los alcaldes que iban desfilando camino de la sala.

700 citados

En total, la Fiscalía General del Estado ha citado a declarar a 712 alcaldes en calidad de imputados por firmar decretos para ceder locales al Govern para organizar el referéndum. En cualquier caso, debido a su aforamiento, los diputados autonómicos solo pueden ser investigados por el TSJC y el diputado nacional por el Tribunal Supremo.

El fiscal general, José Manuel Maza, fue el que instó al fiscal superior de Cataluña y al fiscal Jefe de la Sala de lo Penal del Tribunal Supremo para que procedan a abrir diligencias de investigación que terminen por aclarar si esos ayuntamientos están cooperando para organizar el 1-0.