Una parte del contingente policial desplazado a Cataluña por el Ministerio del Interior ante el intento de los independentistas de celebrar el próximo 1 de octubre el referéndum de autodeterminación se aloja desde este miércoles en los ferrys Rhapsody y Azzurra, propiedad de la naviera italiana Grandi Navi Veloci (FNC) con capacidad para albergar en total a 4.630 pasajeros y más de 700 vehículos.

A las 9 horas, el Rhapsody ha atracado en el muelle Lepanto del puerto de Barcelona y permanecerá fondeado hasta el próximo día 3, según ha confirmado a El Independiente un portavoz de la Autoridad Portuaria de Barcelona. A las 13.15 ha llegado al muelle Andalucía del puerto de Tarragona el Azzurra, con más de medio millar de camarotes y 168 metros de eslora.

Como ha adelantado El Confidencial, el departamento que dirige Juan Ignacio Zoido ha contratado tres cruceros para alojar a la mayor parte de los policías nacionales y guardias civiles desplazados a esta comunidad ante el desafío sececionista, a fin no sólo de garantizar un alojamiento al contingente sino también de evitar la posibilidad de que puedan producirse altercados en la calle en caso de que los funcionarios sean reconocidos en sus horas libres. La citada fuente ha indicado que recibieron un escrito oficial del Estado en la noche del martes para que se le diera atraco a este barco y que, de momento, sólo tienen constancia de la llegada del Rhapsody.

Se trata de un buque que, inaugurado en 1996, puede dar cabida hasta a 2.448 pasajeros, repartidos en 553 camarotes, 12 suites y 6 camarotes para discapacitados. La embarcación, que se llamó Napoleón Bonaparte, hasta 2014 cuenta con servicios de todo tipo en su interior, desde centro comercial, piscina, salas de juegos, bares, biblioteca e incluso capilla.

Por su parte, el Azzurra fue construido en 1980 y tiene capacidad para transportar a 2.180 pasajeros y cuenta con centro comercial y tres zonas de restauración, entre otros servicios.

La Secretaría de Estado de Seguridad ha trabajado durante más de cuatro meses de manera discreta en un dispositivo para hacer frente al reto independentista y que prevé varias fases, en función de cómo se vayan desarrollando los acontecimientos. Uno de los puntos que se ha estudiado detenidamente ha sido el alojamiento de las Unidas de Intervención Policial (UIP) y de los Grupos de Reserva y Seguridad (GRS), principalmente, desplazados a esta comunidad como refuerzo a los Mossos d’Esquadra para garantizar el cumplimiento de las órdenes que dicten jueces y fiscales en el intento de frenar el referéndum ilegal.

Detalle del interior del crucero Rhapsody de la naviera GNV.

Detalle del interior del crucero ‘Rhapsody’ de la naviera GNV. YOUTUBE

Tanto la Policía Nacional como la Guardia Civil ha enviado en las últimas semanas grupos a Cataluña para llevar a cabo labores de Información y desarrollar dispositivos concretos, como el registro de empresas en las que se almacena material electoral -como cartelería y papeletas- y en las consejerías de Economía y Hacienda de la Generalitat. Los funcionarios se han hospedado hasta ahora en diferentes hoteles, a cuyas puertas han llegado a concentrarse grupos afines a los independentistas para rechazar su presencia. La gran movilización policial se producirá la próxima semana, en vísperas de la cita del 1-O.

Vía de agua

El 29 de octubre de 2012, en el puerto de Marsella, el fuerte viento rompió los amarres del Napoleón Bonaparte, que comenzó a escorarse hasta chocar con los diques. El impacto provocó una vía de agua de unos 30 metros que generó un importante boquete que afectó principalmente a la sala de máquinas. La embarcación se encontraba en ese momento vacía y fuera de temporada.

El crucero, todavía sin reparar, fue vendido dos años más tarde por SNMC a Grandi Navi Veloci por 7 millones de euros. La naviera italiana se encargó de sus reparaciones en el puerto de Nápoles y pudo volver a estar operativo por primera vez el 8 de agosto de 2015, cubriendo la ruta entre Bari y Durrës (Albania).

La última vez que el Rhapsody había hecho escala en el puerto de Barcelona fue el pasado 23 de marzo, cuando procedía de Tánger y se dirigía a Génova.