Los estudiantes que llevan concentrados desde ayer frente a los edificios de la Universidad de Barcelona han ocupado este viernes, sin oposición alguna, las instalaciones para desarrollar a lo largo de este fin de semana una maratón «por la democracia», en apoyo al referéndum independentista del próximo 1 de octubre, informa La Vanguardia. A lo largo de la jornada de ayer se mantuvo una reunión de varios centenares de estudiantes pidiendo la libertad de los cargos de la Generalitat que continúan detenidos tras la operación de la Guardia Civil, el pasado martes.

El acto se ha convocado en protesta por el «comportamiento antidemocrático del Gobierno español», ha asegurado a Efe una portavoz del sindicato estudiantil Sindicat d’Estudiants dels Països Catalans Mercè Tarés. De momento, los estudiantes han ocupado los patios de Letras y Ciencias del edificio histórico de la UB, donde se quedarán de «manera indefinida», según Tarés, y decidirán si ocupan el rectorado, ha afirmado.

El objetivo de la protesta es «poder votar el día 1 de octubre, y votar ‘sí'», ha afirmado la portavoz del sindicato independentista y los estudiantes protestan porque creen que tienen que «estar a la altura de un momento político tan importante», según Tarés. La portavoz ha explicado que los estudiantes denuncian el «comportamiento antidemocrático y represor» en los últimos días del Gobierno «que recuerda al franquismo».

Además de los estudiantes que ocupan el edificio histórico de la UB, en el exterior «se encuentran varios centenares más», según Tarés. Los estudiantes que han ocupado la UB pertenecen al Sindicat de Estudiants dels Països Catalans, al sindicato Universitats per la República y a la organización juvenil independentista Arran, integrada en la CUP.

Precisamente en esas instalaciones, el exdiputado de la CUP, David Fernàndez, ha puesto sobre la mesa la posibilidad de convocar una huelga general como respuesta al Gobierno del Estado por las actuaciones judiciales y policiales llevadas a cabo. “Es la única vía”, dijo ayer en el acto central por el referéndum de Universitats per la República, que ha tenido lugar este jueves en la Plaça Cívica de la Universitat Autònoma de Barcelona (UAB) al que han asistido cerca de 2.000 estudiantes, según fuentes universitarias.

Fernàndez ha asegurado que la sociedad “tiene la ilusión y las calles siempre serán suyas”, ha afirmado no tener miedo, ya que asegura que lo único que teme es no conquistar la libertad que el pueblo de Cataluña merece. Por su parte, el ministro Iñigo Méndez de Vigo ha asegurado, después del consejo de ministro, que estos actos son «movimientos tumultuarios», quitándoles importancia.

Presión de CCOO a los profesores universitarios

Los profesores de la Universidad Autónoma de Barcelona han respondido un comunicado que les ha remitido el sindicato Comisiones Obreras en el que hacía «recomendaciones para facilitar las protestas por los atentados a la libertad que se están produciendo en Cataluña». El profesorado se ha revuelto ante las presiones sindicales encaminadas a que los profesores incentiven las protestas universitarias. En una respuesta remitida al sindicato, los profesores han criticado el envío de mensajes «de contenido político y que pretendan inducir o presionar mi participación o colaboración aun cuando sea indirecta, con actos ilegales, contrarios a la Constitución y al Estado democrático y de Derecho que ésta representa».

«Si ustedes no pueden o no saben diferenciar en sus correos electrónicos el contenido profesional del político, les pido entonces que eliminen mi dirección electrónica», señala la respuesta remitida al sindicato, que trata de dejar la actividad académica y universitaria al margen de la vorágine soberanista. «Les recuerdo que los alumnos universitarios, como mayores de edad pueden participar con total libertad y responsabilidad en todas las manifestaciones que así lo consideren oportunas, pero ello no tiene porque afectar el libre y normal desarrollo de las actividades académicas, ni perjudicar a los demás alumnos que, también en ejercicio de su libertad, optan por no participar de ellas».