Fidere, filial española del fondo buitre Blackstone, compró 1.860 viviendas de protección pública (VPO) al Ayuntamiento de Madrid en 2013: la entonces alcaldesa Ana Botella (PP) autorizó la venta ante la gigantesca deuda de más de 7.000 millones que heredó el Consistorio de la etapa de Alberto Ruiz-Gallardón. Los bloques se traspasaron por 200 millones y hoy, cuatro años después, valen 660 millones, más de tres veces el valor inicial. Un negocio redondo para el fondo buitre estadounidense, que ahora vende y alquila sus casas a precios hasta 100% más altos de lo que pagó al ayuntamiento. Y mantienen los desahucios a pesar de la cascada de sentencias en contra de expulsar a inquilinos de sus casas.

En cuanto a los alquileres, en Google Street View, se puede ver cómo hace tan sólo un año Fidere alquilaba viviendas a 450 euros las de un dormitorio y 560 euros las de dos. El precio dista mucho del que anuncia actualmente el mismo cartel. 515 euros los pisos de una habitación y 630 los de dos. Marta, una de las vecinas más veteranas, paga 460 euros de alquiler porque su contrato lo firmó en su día con el Ayuntamiento de Madrid. El régimen del contrato es de alquiler con opción a compra, pero ella se niega a pagar los más de 130.000 euros que cuesta su piso, de una habitación, sabiendo que al fondo buitre le costó 68.000. Una subida que rebasa el 100%.

La explicación de que a los vecinos que quieran comprar la vivienda les cobren exactamente el doble que al fondo buitre es que, según el contrato al que ha tenido acceso este diario, a los 68.000 euros que cuesta el piso hay que multiplicar un coeficiente de actualidad que corresponde en este caso al plan de la Comunidad de Madrid de 2005, año en que se construyó el edificio. Pero lo cierto es que, en 2013, cuando Fidere compró los pisos al Ayuntamiento de Madrid, tan solo tuvo que abonar el precio de la vivienda sin el mencionado coeficiente.

En su lugar, Marta tendrá que renovar el alquiler -cuyo contrato vence en diciembre- durante unos meses hasta que le den las llaves del piso que se ha comprado. No obstante y según le ha informado Fidere, no conocerá cuáles serán las nuevas condiciones del alquiler hasta mediados de octubre, cuando el fondo buitre les envíe la información a través de un burofax.

Fidere pide a los inquilinos una fianza que éstos ya pagaron a la Empresa Municipal de la Vivienda

Cuando entraron los vecinos en sus pisos, algunos hace ya 15 o más años, tuvieron que dejar una fianza depositada a su antigua propietaria, la Empresa Municipal de la Vivienda y Suelo (EMVS), promotora de esos bloques. De la noche a la mañana despertaron con otro arrendador, que en vez de una empresa municipal era un fondo buitre ávido de sacar rentabilidad. “Y ahora Fidere me está pidiendo otra fianza”, denuncia una afectada cuyo régimen de alquiler está a punto de terminarse. Una vecina que lleva viviendo 12 años en uno de los pisos de la EMVS en Carabanchel revela que el incremento del alquiler que le propone Fidere asciende al 41%. “Yo no puedo pagar una cantidad que no pacté cuando accedí a esta casa”.

Con la EMVS los alquileres se renovaban en función de si subía o no el IPC (Índice de Precios al Consumo): “Ahora nos están tratando de meter subidas leoninas al alquiler, de más de 100 euros en menos de un año y cosas así”, explica otro inquilino. Y eso que el estado de las viviendas y los portales es mucho peor que cuando éstos se construyeron ante la falta flagrante de mantenimiento por parte de Fidere. El fondo buitre no ha querido responder a las preguntas de este medio: nunca responde.

Un abogado de Blackstone recurrió a una noticia de ‘El Independiente’ en un juicio para desahuciar a una familia

Hace un año un representante de la empresa accedió a responder anónimamente y por email a Libre Mercado: en sus respuestas rechazó que Fidere desahuciara, y que esto se limitaba solo a “inquilinos conflictivos”. La realidad demuestra otra cosa: una sentencia del 11 de mayo del Juzgado de Primera Instancia Número 43 de Madrid desestimó por primera vez -luego vendrían más fallos en esta línea- un intento de desahucio de Blackstone; en el auto en ningún momento se alude a la conflictividad del arrendatario.

Que este medio haya tenido constancia, en las últimas semanas se han celebrado juicios entre inquilinos afectados y Fidere, que trataba de expulsar de las VPO a los primeros. Incluso un abogado del fondo buitre ha llegado a esgrimir una noticia de El Independiente para tratar de justificar el desahucio de familias. Sea como fuere, las ejecuciones hipotecarias continúan. Y el equipo de Gobierno de Ahora Madrid se desentiende a pesar de tratar de revertir -de momento en vano- la venta de las 1.860 viviendas : “No son viviendas nuestras por lo que no tenemos nada que decir ni control sobre ellas”, se limitan a responder en Cibeles. Los afectados y Ahora Madrid están de hecho cada vez más distanciados.